Acción / Reacción

Ya es una realidad aprobada el viagra femenino

Un panel de especialistas aprobó el uso legal en Estados Unidos del flibanserin, la nueva pastilla rosa, destinada a combatir la falta de deseo sexual en mujeres.

 

Buendiario-viagra-mujeres-flibanserin

 

Hay quien ya habla de un gran paso hacia la igualdad sexual. Así de importante se ha vuelto el contrapunto femenino al Viagra, la pastilla que combate la disfunción sexual en hombres. Que el comité asesor de la Administración de Drogas y Alimentos norteamericana aprobara la sustancia (llamada genéricamente flibanserin) y que considerara que la falta de deseo sexual es un problema tratable es, de alguna manera, un gran triunfo. Deberá confirmarse que el bajón sexual sea por causas ajenas a lo amoroso, y los médicos deberán cuidarse de efectos secundarios, como desmayos, nauseas o baja presión en sangre. Pero la cosa avanza.

La campaña a favor de la nueva pastilla tuvo mucho que ver con grupos de mujeres, que alegaban que ellas también merecen su Viagra, que permita relaciones sexuales cuando la mente o el cuerpo no ayudan. La sustancia ya había sido rechazada en 2010, cuando se consideró que los efectos secundarios eran demasiados en relación a los beneficios. Esta vez ese no sería el caso, y para el 18 de agosto habría un sí rotundo, que ponga a la industria en marcha.

“Las necesidades que notamos en el mercado son tan fuertes que aprobar el producto, más allá de sus limitaciones, es la decisión correcta”, dijo Tobias Gerhard, uno de los miembros del comité. El Hylton V. Joffe, a su vez, habló de la seguridad en términos reproductivos y urológicos en torno al producto, e hizo la distinción entre el Viagra (hecho para la disfunción eréctil) y flibanserin, que ataca la falta de deseo. La nueva píldora rosa se toma una sola vez ya en la cama, y estaría destinada principalmente a mujeres en un estadío premenopáusico, que sufren de un desorden hipoactivo de deseo sexual.

La droga influencia los niveles de químicos como la serotonina y la dopamina en el cerebro. Tees testeos con pacientes dieron resultados consistentes, en los que las mujeres dijeron que pasaron de entre dos y tres “eventos sexualmente significativos” al mes antes del consumo al doble o más luego. Se constató que en gran parte de las entrevistadas aumentó el deseo sexual, y por ahora se recomienda no beber alcohol a la vez que se toma la píldora.

Algo que definió las cosas a favor de la aprobación es que se escucharon a muchos participantes de los experimentos, quienes dieron su versión. Masivamente alegaron a favor de la aprobación, pidiéndola. Y la decisión fue intensamente saludada, con aplausos y fervor. “Estoy desesperadamente buscando ayuda para recuperar algo que perdí, una parte vital y hermosa de mi matrimonio”, dijo Katherine Campbell, una de las participantes. “Los críticos dicen que la mejora puede ser modesta, pero lo que yo daría por aunque sea una mejora modesta”, detalló Campbell, pidiendo a gritos el flibanserin. Viva la salud, viva el placer.

Visto en The New York Times

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas