Entretenimiento

¡Wes Anderson tendrá su propio parque de diversiones!

Lo anunció en la introducción de un nuevo libro que recopila el arte de Mark Mothersbaugh, líder de la banda Devo y colaborador musical del genial cineasta. ¡Viva los juegos hipsters!

Por Cecilia Martínez

 

Buendiario-wes-anderson-parque-diversiones-2

Wes propone…

 

Hay, a lo largo y ancho del ajeno mundo, una diversidad de mundos en pequeña escala, que tienen la absurda pretensión de imitar el vasto orden que los rodea. Esos micromundos que componen los parques temáticos pueden ser, en mayor o menor escala, ridículos, escabrosos, insoportablemente kitsch. También los hay dedicados a películas. Y a directores, en su mayor medida, pertenecientes a la industria. Lo que seguramente no existe es la idea de un parque temático asociado al mundo visual de un director (imaginen el nicho que podrían encontrar los Tim Burton, los Steven Spielberg, incluso los Michael Bay). Lo extraño es que la propuesta llegó desde el lugar más inesperado y el ganador de la contienda de ñoñez fue Mr. Wes Anderson, el director del mundo casa-de-muñecas.

Acompañado en la delirante empresa por Mark Mothersbaugh, el líder de la mítica banda Devo (busquen la fabulosa canción Whip it o Time out for fun para darse cuenta de los personajes especiales que supieron ser parte de esa agrupación musical y entenderán el link con Anderson), el director de El gran hotel Budapest parece ligeramente interesado en que un grupo de freaks se disponga a pagar por atravesar los universos de Bottle Rocket, Rushmore, Los excéntricos Tenenbaum, La vida acuática y Viaje a Darjeeling. Como siempre en Anderson, las pasiones no son lo fuerte. No obstante, lo perturbador del caso es que el líder de Devo es el principal entusiasta de hacer del parque temático algo más grande y amplio de lo que quizá merezca.

 

Buendiario-wes-anderson-parque-diversiones-3

… y Mark dispone.

 

Desde el cielo de los directores cerebrales, Stanley Kubrick se da la cabeza contra una nube-pared porque un obsesivo por las simetrías -quizá comparable a su altura- contará con su propio país de las maravillas, visitado por adolescentes hipsters, en busca de algún nuevo estilo para imponer entre sus amigos. Souvenirs con estilo, que le dicen.

Visto en Dazed

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas