¿Es o No es?

Walmart pide a empleados que donen comida a sus colegas

La empresa lanzó una cuestionada política para que sus empleados se ayuden entre sí, donando alimentos que no necesitan. La iniciativa es buena, aunque muchos dicen que la solución sería, en realidad, subir los sueldos. ¿Es buena una propuesta solidaria o una forma de no invertir más en pagos?

 

Buendiario-walmart-donaciones-trabajo-polemica-2

Los tachos de la discordia, para que trabajadores donen comida a otros compañeros.

 

A simple vista uno diría que un llamado a la solidaridad laboral por parte de una empresa es una buena noticia. Y si además ese llamado implica una invitación a la mesura y al reaprovechamiento de recursos (en este caso, algo tan vital como la comida), suena a que dicha compañía tiene una conciencia del estado del mundo. Claro, el problema es que la empresa es el gigante Walmart, y no un comercio del barrio. Está bien que el supermercado pida a sus empleados que donen bienes enlatados a otros compañeros de ingresos más modestos, pero algunos argumentan que mejor sería subir los sueldos.

La cadena colocó cestos de donaciones en diferentes sedes de todo Estados Unidos, incentivando así la donación voluntaria. También lo promocionó vía su página de Facebook, titulada “Making Change” (un juego de palabras que significa a la vez “generando el cambio” y “generando cambio”, en alusión a las monedas que se devuelven con la compra). Los empleados no tardaron en reaccionar. Una mujer de Oklahoma compartió una foto de dichos tachos y expresó: “En vez de pagar sueldos decentes o de ofrecerle a la gente trabajos de tiempo completo, Walmart y sus dueños siguen ganando millones mientras miles de sus empleados se mueren de hambre”.

Una trabajadora de Indiana contó que los gerentes de su sucursal organizaron grupos de cocción y venta entre los empleados, con el fin de recaudar y donar comida a otros compañeros. “Todos tenemos necesidades, pero a la vez sentimos la obligación de cuidar a nuestros compañeros de trabajo, que también están luchando por vivir mejor”, dijo Tanya Roudebush, de Frankfort, Indiana. La empresa, por su parte, salió a decir que los tachos de donaciones demostraron a las anchas que sus empleados se preocupan los unos por los otros, y que en ese sentido tuvo un impacto positivo.

“No queremos tachos de comida, queremos que Walmart y que los Waltons, sus dueños, mejoren la paga para que podamos comprar nuestros propios alimentos”, expresó La’Randa Jackson, que trabaja en el local de Cincinnati. Este reclamo se vería agravado por el hecho de que unos 6,2 mil millones de dólares del pago anual que reciben los trabajadores de Walmart proviene del dinero de los contribuyentes, a través del programa Americans for Tax Fairness. Lo cual indica que esos salarios están en parte subsidiados, y no son pagados por los dueños de la cadena.

La cuestión es que la donación de comida de un compañero a otro no solo no es indigna, sino elogiable. El problema es que quien llame a esta donación sea una multinacional millonaria. ¿Es una buena o una mala noticia?

Visto en Rawstory

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas