Deporte

Violinista inglesa representa a Tailandia en ski olímpico

A Vanessa Mae no le bastaba con ser una brillante intérprete del violín y por eso decidió representar al país de su padre, Tailandia, como esquiadora profesional. Dos nacionalidades, dos disciplinas, una super mujer.

 

 

Mae – en el video vestida de negro – ha practicado el ski desde niña, pero jamás e había planteado hacerlo profesionalmente. Por eso, cuando le propusieron competir en las Olimpíadas de Invierno en Sochi, quizás lo dudó. Pero luego, pensándolo dos veces, se dijo: ¿Por qué no? Y así, sin renunciar a su ciudadanía británica, eligió representar al país natal de su padre, Tailandia, que no contaba con ningún esquiador en sus filas. También asumió una especie de nombre artístico, que en realidad de falso no tiene nada: Vanessa Vanakorn, apellido real de su padre.

Noticia relacionada: Salto de ski femenino gana la batalla y será deporte olímpico

Las naciones que no tienen representantes en el top 500 pueden enviar a un hombre y a una mujer a las Olimpíadas (el caso de Tailandia) siempre que se clasifiquen y que cumplan con una serie extra de criterios específicos. Mae se sometió sin chistar a los clasificatorios y corrió cuatro carreras de larga duración con slalom en Eslovenia durante un fin de semana para ganarse su lugar en Sochi.

La británica tiene 35 años y es una estrella en su disciplina principal, el violín. Aquí la podemos ver ejecutando magistralmente su instrumento:

 

 

Ahora, la violinista pondrá su carrera musical “en la heladera”, y no sólo para las olimpíadas, sino durante todo 2014. Planea dedicar todo el año a la competición de ski, pasión en ninguna medida menor a la música. Las pruebas de Eslovenia no fueron para nada fáciles, y la joven prodigio de la música mostró una destreza y una fortaleza envidiables para superar las extensas y complejas carreras clasificatorias.

 

Buendiario-vanessa-mae-violinista-ski-olimpico-sochi-2

Mae, elegante en todas las disciplinas

 

La violinista, que vendió más de diez millones de discos en todo el mundo, declaró al respecto: “Soy británica, pero realistamente no hay chances de que yo pudiera representar a mi país. Dado que mi padre es tailandés, ellos me aceptaron”. Su manager, Giles Holland, fue quien dio la noticia de la clasificación: “Lo logró por un pelo, pero lo logró”. Tailandia no contaba con esquiadores rankeados entre los primeros 500 en ninguna disciplina alpina, y Mae debió llegar a los 140 puntos o menos a lo largo de varias carreras para tener su plaza. En el ski, cuanto menos puntos tiene un atleta, mejor es.

Noticia relacionada: ¡Viví el salto de un esquiador como si estuvieras ahí!

Sochi gana así una talentosa representante, una virtuosa música que también tiene magia en los pies y las caderas.

Visto en Daily Mail

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas