Buen Samaritano

Venden bicicletas de bambú para ayudar a Zambia

Zambikes es el resultado de la unión entre dos habitantes de Zambia y dos norteamericanos, que aprovechan un recurso natural de la región – el bambú – para fabricar un transporte sustentable cuya venta internacional aporta fondos para desarrollar a la comunidad local.

 

buendiario-zambia-Zambikes bicicletas de bambu 2

Hay abundante bambú como para fabricar cientas de bicicletas diarias

 

Son las primeras horas de la mañana en la ciudad de Lusaka, cuando el local céntrico de Zambikes abre sus puertas. El manager Paul Mulenga conduce a algunas bicicletas al pavimento para exponerlas, a la vista de todos. El día recién comienza y ya ha respondido a al menos cinco llamados, preguntando por su exitoso producto: las bicicletas hechas de bambú. Debe apurarse, dado que ha prometido llevar a un grupo de niños en un tour por la fábrica, y no quiere llegar tarde.

“Es así todo el tiempo, hay mucha demanda por las bicis. Todo el tiempo hay gente que viene a visitar la fábrica, quieren verlas”, cuenta Mulenga.

Zambikes nació como un emprendimiento conjunto entre dos zambianos y dos norteamericanos, para aportar tanto soluciones al transporte como para ayudar a combatir la pobreza e impulsar el desarrollo local. El abundante babmbú que hay en Zambia permite desarrollar bicicletas livianas que se venden a buenos precios en el mercado internacional. Las ganancias sirven para mantener el negocio, pero por sobre todas las cosas sirven para que la comunidad local crezca.

La fábrica de Zambikes está ubicada a 20 km de la capital Lusaka, donde crece abundantemente el bambú. A menudo, dicho cultivo es considerado una hierba, pero su velocidad de crecimiento es asombrosa, entre las más altas en el mundo vegetal. Zambikes no sólo aprovecha esta abundancia, sino que facilita así el trabajo de las autoridades locacales, que buscan desmalezar el área. Desde el suelo a la producción, sin escalas: el negocio ideal.

Anthony Bwalya, coordinador del proyecto, explica como el bambú atraviesa un proceso de calor de tres meses, de modo de hacerlo liviano y a la vez fuerte. Una bicicleta terminada pesa así sólo 14 kilos. El resultado es un modelo estilizado de color marrón y verde, lo cual recuerda a su país de origen, Zambia. Sus atributos, amigables con el medioambiente, hacen que no sólo sea un producto ecológico sino que sea muy apreciado en el exterior.

 

buendiario-zambia-Zambikes bicicletas de bambu 3

El Zamcart, otro invento solidario

 

Al menos la mitad de las ganancias obtenidas de estas ventas internacionales van destinadas a mejorar el comecio y la salud de los pobladores de Lusaka. Una de las curiosas invenciones de la empresa es la “Zambulancia”, una carretilla montada sobre una bicicleta diseñada para atravesar terrenos irregulares camino a la clínica. Antes, los pobladores de los alrededores e Lusaka tenían que llevar a sus heridos a pie hasta el hospital; ahora, cuentan con un medio más veloz, más cómodo y más eficiente. La “Zambulancia” tiene asientos acolchados y techo.

El Zamcart, otro invento, ayuda a transportar bienes, como suelen ser la producción que los granjeros cosecharon y deben llevar al mercado, a vender. Incluso, para cargas muy pesadas, la compañía lanzó el Njovu – lo cual significa “elefante” en idioma Cicewa -, una bicicleta larguísima con dos filas de asientos y una estructura de acero reforzado para poder llevar gran peso a lo largo de caminos terrosos y largas distancias. Los creadores la han bautizado “el caminón de 20 toneladas” de las bicicletas.

“Al día de hoy hemos vendido 10.000 bicicletas, y la demanda sigue”, cuenta Bwalya. “El objetivo es poder cambiar la vida de la gente de Zambia, empezando por nuestra comunidad más cercana”.

Visto en Good.is

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas