Acción / Reacción

¡Olemos con la sangre y hasta con el corazón!

Investigadores de la Universidad Tecnológica de Munich descubrieron que no sólo olemos con la nariz, sino que también con células sanguíneas y hasta con el corazón.

Buendiario-olemos con la sangre y el corazon

En la parte trasera de nuestras cavidades nasales existen una células sensoriales que recopilan información y están aferradas a los varios compuestos aéreos que allí se ubican, para configurar lo que entendemos por “un aroma”, u olor cualquiera. Esas células interpretan de qué se trata el químico entrante, envían los resultados hacia el cerebro y recién ahí uno tiene la sensación de oler algo. Pero parece que no sólo de esa forma olemos, o interpretamos las fragancias.

El equipo de la UTM descubrió que las células sanguíneas primarias, aisladas de la sangre en la que comúnmente se encuentran, también poseen sensores olfativos. El experimento consistió en ubicar químicos olorosos del otro lado de una pared en la que se encontraban estas células de la sangre. Las células avanzaron hacia los químicos: esto indica que dichas células tienen un modo de detectar esos compuestos, lo cual representa un descubrimiento.

Ya antes se habían descubierto receptores del gusto en zonas inesperadas, como en el estómago y en los pulmones. No queda claro por qué habría de necesitar el corazón esa capacidad de sentir y oler, pero aparentemente lo hace. Si puede oler la comida que estamos ingiriendo, o si efectivamente lo hace, son dos cuestiones bien diferentes. De cualquier modo, es fascinante saber que no sólo nuestra nariz está capacitada para percibir los olores del mundo.

La presentación de este descubrimiento se produjo en Nueva Orleans, durante las Exposición y Encuentro Nacional de la American Chemical Society. Allí, los científicos alemanes deslumbraron al atento público.

Visto en Pop Sci

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas