Deporte

Une el país de norte a sur en bici en solo 28 días

Gerard Le Moy unió los dos extremos de Argentina (su parte continental): La Quiaca y Cabo Vírgenes. Es la primera vez en la historia en que se completa el tramo en bici de ruta.

 

buendiario-Une-pais-norte-sur- bici-28-dias2

 

En 12 días menos que los 40 planificados en un principio, Gerard Le Moy, un francés que vive seis meses al año en Córdoba, unió en su bicicleta los más de cinco mil kilómetros que separan a La Quiaca del Faro del Fin del Mundo, en Cabo Vírgenes, los dos extremos del territorio continental de la Argentina.

Noticia relacionada: Trotará descalzo desde Canadá hasta Argentina

Este instructor de esquí acuático y aficionado al ciclismo de 45 años de edad, logró desandar en solo 28 días la mítica ruta 40, en toda su extensión, desde Jujuy a Santa Cruz, atravesando una enorme variedad de paisajes.

Pedaleó, en promedio, unos 180 kilómetros diarios, 50 más de lo que suponía al planificar la travesía. Fue asistido por un equipo que viajaba en una camioneta y la mayor parte del trayecto lo hizo en compañía de su pareja, al cordobesa Gabriela Mauvecin, también fotógrafa del viaje. Desde Bariloche se sumó a la camioneta Simón, su hijo de apenas un año y siete meses.

Le Moy es un talentoso esquiador acuático que desde 2009 vive la mitad del año en las sierras de Córdoba, ya que tiene una escuela de esquí y wakeboard, a orillas del lago los Molinos. Los otros seis meses del año los pasa en Mur de Bretagne, Francia.

Pasamos por 28 hoteles en los últimos 28 días“, indicó Gabriela, desde Río Gallegos, al día siguiente de terminar la travesía. Gerard estimaba que el trayecto tenía una semejanza al del Tour de France –la carrera de ciclismo emblema de Europa– de un siglo atrás. Los 5.134 kilómetros fueron en un 75 por ciento de trazado pavimentado, y el resto de tierra.

Noticia relacionada: Récord: bicicleta con cohete llega a 263 km/h

Estoy un poco cansado, pero muy bien, no pensaba hacerlo tan rápido“, señaló Gerard. Además, admitió que en los últimos días atravesó un marcado bajón psicológico, que por suerte logró superar. De hecho, aclaró que fue “una experiencia extrema y muy exigente“, no sólo para su físico, sino también para su espíritu.

Le Moy indicó que lo sorprendió la calidez de la gente a lo largo de casi un mes de viaje. Ahora, asegura que tratarán de devolverlo con algunas acciones solidarias. Por ejemplo, se comprometió a enviar bicicletas a una escuelita rural del norte del país, para que sus alumnos las usen en vez de sus diarias largas caminatas por zonas despobladas.

Entre las muchas anécdotas que recogió en sus días de pedaleo intenso, cuenta que en la última parte del extremo sur patagónico, encontraron en un tramo cientos de ovejas y que dos pequeñas dejaron el rebaño y lo siguieron por cientos de metros. En otra zona, también tuvo sumó la inesperada compañía de dos ñandúes que decidieron correr a su lado.

Las fotos finales marcan el cartel del kilómetro 0 de la ruta 40 y el final del viaje, en el punto más austral de Argentina en el continente. Gerard asegura que es la primera persona en pedalear esa ruta, de punta a punta, en bicicleta de ruta. Ese rodado es más ágil en asfalto, pero de manejo más esforzado en tierra.

Noticia relacionada: A los 64 años, nadó de Cuba a Florida sin protección para tiburones

La hoja de ruta registró los siguientes números: recorrió 5.134 kilómetros, atravesando 11 provincias, diferentes climas y cambiantes paisajes. Pasó por 236 puentes, 13 lagos y salares y 27 pasos cordilleranos. El 75 por ciento fue por asfalto, el resto por ripio o tierra. La mayoría de los tramos era de montaña, con importantes pendientes.

Visto en La Voz

Agradecemos a Raquel Brestovitzky por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas