Buen Samaritano

Un médico español “recupera” clítoris mutilados

En Barcelona hay un médico que les ofrece cirugía reconstructiva a mujeres africanas que, de niñas, sufrieron ablación de clítoris.

 

buendiario - Un medico espanol recupera clitoris mutilados2

Una de las pacientes, antes de la operación

 

Wenkune nació en Burkina Faso y lleva viviendo en España una década. Esta activista por los derechos de la mujer roza los 40 años y es madre de cuatro niños. Vive con el recuerdo de lo que le pasó cuando tenía cinco años. Es como una película en mi cabeza. Cada vez que voy a mi pueblo, me acuerdo. El lugar en el río donde me cortaron, la casa donde me llevaron después. Si has sido maltratada y abusada de esa manera, es algo que no te puedes sacar de la cabeza“.

Noticia relacionada: ONU: disminuye mutilación genital femenina en el mundo

Ahora espera que la cirugía la pueda ayudar a recuperarse psicológicamente.

Pere Barri Soldevila hace esta intervención quirúrgica de forma gratuita a las mujeres que viven en España. Hasta el momento ha operado a más de 40 mujeres en el hospital privado Instituto Universitario Dexeus, donde dirige el equipo quirúrgico de ginecología. La intervención -cuya efectividad ha sido cuestionada por algunos especialistas- “excavar” el clítoris oculto, la parte que no fue destruida durante la mutilación, y exponerlo otra vez.

El objetivo de la cirugía es restaurar la anatomía del clítoris y su función“, explica el doctor Barri. “Esto significa eliminar todo el tejido de la cicatriz para entonces identificar lo que queda del clítoris y reponerlo en su lugar natural. No es una cirugía complicada“. El cirujano francés Pierre Foldes fue el pionero de la técnica, y Barri aprendió cómo hacerlo cuando estudió en París.

 

buendiario - Un medico espanol recupera clitoris mutilados3

La ablación de clítoris es una práctica habitual en algunas tribus africanas

 

“Quiero sentirme como cualquier mujer”, afirma Wenkune. Barri explica que escucha esto con frecuencia de sus pacientes. “Hay un resultado físico del procedimiento, pero también hay uno psicológico, y es el de dejar de ser diferente”. Se trata de un proceso complejo para estas mujeres. Al optar por la cirugía están en contra de las tradiciones de sus comunidades de origen. “Y por eso no nos llegan muchos pacientes”, aclara Barri. “Sólo vemos a mujeres que han decidido romper con esas reglas de la sociedad. Las primeras pacientes que vimos estaban muy asustadas; era casi como si estuvieran haciendo algo ilegal”.

Noticia relacionada: Malala, la activista que no se rinde ante las balas

La operación lleva menos de una hora. Las pacientes pasan la noche en habitaciones privadas del hospital y se van a casa al día siguiente. Barri asegura que normalmente los resultados de la cirugía son buenos. “Cerca del 90% tienen una buena restauración anatómica. Esto no significa que sea perfecto, pero para alguien que no entienda mucho no verá ninguna gran diferencia. Y el 70% de las pacientes recuperan sensibilidad en la zona”.

Visto en BBC Mundo

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas