Sociedad

Torneo de superhéroes islámicos

El Islam da fuerza a millones de personas en todo el mundo. ¿Pero quién es el más poderoso de todos los musulmanes? El público participa en esta decisión, a través de un concurso para votar al más poderoso de los superhéroes de origen islámico.

 

buendiario-superheroes-musulmanes

Sirocco, un héroe islámico, junto a Superman

Pelear contra supervillanos es mucho más complicado cuando uno debe detenerse a hacer plegarias cinco veces por día. En la mayor parte de los casos, las mezquitas pueden ser convenientes y accesibles como cabinas de teléfono, pero el problema es como quitarse las prendas musulmanas para enfundarse en el traje heróico.

La realidad es que existen más de dos docenas de personajes que trabajan combatiendo al mal sin dejar de ser musulmanes. Editoriales de la talla de Marvel o DC Comics, del mismo modo que editoriales independientes como Teshkeel Media, poseen series con estas características. De hecho, en la mayor parte de los casos es su identidad religiosa que los lleva a ser héroes en primer lugar, y su cultura islámica es la que se liga a sus poderes. Así encontramos a Kismet, un personaje de Bomber Comics; o al nuevo Linterna Verde, un musulmán norteamericano llamado Simon Baz: se trata de superhéroes musulmanes, que pelean por la verdad y la justicia, tanto en los Estados Unidos como en el Reino Unido, Francia, Egipto, Turquía o Afganistán. Básicamente, pelean por todos nosotros.

Por lo tanto, considerando la proliferación de héroes de origen musulmán, se ha decidido elegir al más poderoso, al descendiente de Alá. Siempre en clave juguetona y de camaradería, se han dividido a dichos campeones en cuatro divisiones: ocho héroes de Marvel, ocho de DC, ocho de “legacy” y ocho de “vanguard”, de editoriales idenpendientes. Estos héroes han peleado junto a Superman, Batman y los Avengers. Algunos de los nombres que se barajan son Noora, Silver Scorpion, Dust, Justice, Janissary, Sirocco, Veil e Iman.

¡A pelear, pues, en nombre del Corán!

Visto en Huffington Post

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas