Opinión

Todo se transforma… ¡viendo el vaso medio lleno!

buendiario-opinion-mariela

 

Siempre me consideré como una persona negativa o como alguien que tendía siempre a mirar el medio vaso vacío por sobre el medio vaso lleno. Pero con el correr del tiempo y a través de experiencias vividas comprendí que lo que ocurre a nuestro alrededor será positivo o negativo también por la valoración que hagamos del hecho. Este planteo puede resultar simplista para muchos y también corro el riesgo de ser tomada como alguien que escribe para columnas de autoayuda, pero les cuento que lo que voy a plantear me llevó (y lleva) varios años con sesiones de análisis de por medio.

Confieso que cuando comencé a leer Buendiario encontré un espacio con el que me sentí identificada ya que la línea del diario tiende a abolir la postura habitual de los medios, esa postura que tienen de informar solo en torno a hechos negativos. Considero que Buendiario realiza un esfuerzo por instituir como noticias también a aquellos sucesos generosos, saludables y benignos, lo cual coincide con la postura actual que intento adoptar para mi vida.

Reconozco que soy de enredarme con mil preguntas, es como un vicio que obtuve durante estos treinta y pico de años. Soy de mantener largas conversaciones conmigo misma y salir más enredada de ellas de lo que había entrado. Una de las preguntas que solía hacerme giraba en torno a la “composición” de los seres humanos, pero ojo porque la respuesta que trataba de encontrar no era del orden de lo biológico sino que básicamente apuntaba a nuestra subjetividad; entonces me puse los anteojos optimistas para ver la realidad y una vez más me pregunté: ¿De qué estamos hechos?

Para empezar, estamos hechos de una mamá y de un papá, o mejor dicho de dos células que se unieron vaya a saber uno el porqué. Entonces como para arrancar sabemos que estamos hechos a través de sus vidas y de sus historias, de sus deslices y aciertos, de sus ansiedades y miserias, de sus dudas y certezas, de sus más terribles secretos y de sus más profundas pasiones. Somos sus historias que toman forma como carne y huesos y que a la vez son las historias de nuestros abuelos y tatarabuelos. Al final de cuentas ellos son una pieza más en el rompecabezas que constituimos.

¿Y qué más somos? Somos las reglas de la cultura, somos las imposiciones frente a las cuales nos rebelamos y somos las imposiciones que agotados aceptamos, somos aquello que nunca nos atrevimos a decir y somos ese sí que nos arrepentimos de pronunciar. Somos la primera vez que conocimos el mar, somos ese cumpleaños que no quisimos festejar y somos ese diploma que alzamos en alto. Somos esa decisión que nunca pudimos tomar, somos ese “por algo será” con el que intentamos convencernos de lo que no pudo ser.

Pero esperen que falta mucho, porque además somos nuestro amor imposible y también el posible, somos nuestro más grande dolor y ese paisaje que nos hipnotizó. Somos nuestros amigos y hasta me animaría a afirmar, que podemos ser ellos porque al fin y al cabo somos nosotros quienes los elegimos. Somos esa canción que nos cautivó y somos ese grito que no nos atrevimos a dar, y así pensando en lo que somos nos damos cuenta de que somos un increíble entrecruzamiento de historias, tradiciones y memorias… Y así de repente nos convertimos en un rompecabezas en el que cada pieza es esencial. Entonces ¿por qué intentamos aplacar ese profundo dolor? Si al fin y al cabo es una pieza más que nos hace originales, únicos e irrepetibles.

En lugar de anular, olvidar y abolir, reconozcamos que todo lo acontecido nos convierte en un rompecabezas para construir hasta el último día de nuestra existencia física. En fin, nada se pierde, y todo, absolutamente todo, NOS transforma.

Mi nombre es Mariela Vintiss, nací en los 80 y puedo decir que formalmente soy psicóloga y docente. alguien que a través de su profesión intenta generar cambios en la realidad de quienes lo necesiten, intentando desnaturalizar lo naturalizado y “desinstituir” lo instituido.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.