Buen Samaritano

Tejen sweaters para proteger a pingüinos del petróleo

Un grupo australiano llamado The Penguin Foundation se encarga de lograr que tejedores de todo el mundo donen tejidos de lana para ayudar a estas aves a recuperarse de los derrames de petróleo. Efectivo, sí, y además muy tierno.

 

Buendiario-penguin-foundation-tejen-puloveres-derrame-petroleo-1

Así le quedan los sweaters a los pingüinos azules

 

El movimiento se lanzó en 2001, cuando un vertido de crudo afectó gravemente a los pingüinos azules en las costas australianas. En esa instancia, un grupo de personas se lanzó a tejer sweaters y los mismos ayudaron a estas frágiles criaturas a mantener el calor corporal, a la vez que les evitó la necesidad de limpiar el petróleo con sus picos, lo cual pone en riesgo sus vidas. Así, la agrupación – cuyos miembros van creciendo en todo el mundo – se ha lanzado a salvar a los pingüinos allí donde haya un derrame, o donde la mano del hombre ponga en riesgo la vida de estas aves.

 

Buendiario-penguin-foundation-tejen-puloveres-derrame-petroleo-2

Un verdadero pingüino azul, rescatado

 

Noticia relacionada: Pintan cuernos de renos para evitar que los atropellen

La fundación australiana afirma que los pulóveres son fáciles de tejer porque los pingüinos son muy pequeños: suelen alcanzar unos 30 centímetros de altura. Los voluntarios distribuyen los suéteres recibidos a otros centros de la vida silvestre y las prendas se usan hasta que los pingüinos están suficientemente hidratados por los guardabosques locales, que luego les quitan el abrigo y lo desechan (“nadie quiere quedarse con un pulóver lleno de petróleo, es pegajoso”, cuenta una de las voluntarias). Los pingüinos vuelven a sus gélidas aguas y nuevos sweaters son tejidos en caso de ser necesarios.

 

Buendiario-penguin-foundation-tejen-puloveres-derrame-petroleo-3

Modelos y colores para pingüinos rescatados

 

Noticia relacionada: Ponen sensores en tiburones para protegerlos de surfers

Lyn Blom, una tejedora que vive en la isla de Philip, dijo que hace tiempo se puso manos a la obra y ya ha confeccionado entre 200 y 300 suéteres de varios modelos y colores, listos para cuando el deber llame. “Es un problema constante, cuando el pingüinos se topa con petróleo derramado deja de ser resistente a las corrientes, siente mucho el frío porque la capa aisladora en sus plumas se deteriora”, explica Blom, que habita en una región con una inmensa colonia de pingüinos cerca de Melbourne.

Visto en The Telegraph

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas