Buen Samaritano

Soldado se acuesta sobre bomba para salvar a un herido

Un soldado británico en Afganistán tuvo un verdadero gesto con un compañero herido: para que pudieran atender a su colega, se echó encima de una bomba para salvarlo. No sólo salió ileso de la hazaña, sino que fue premiado con condecoraciones. Pura humanidad.

 

buendiario soldado peat se acuesta encima de bomba salvar companero herido afganistan dinamarca 2

El oficial Peat, coraje y solidaridad

 

El oficial Andy Peat hizo mucho más que lo que pedía el deber a la patria. El generoso soldado se usó a sí mismo de escudo humano para proteger al herido y a quienes venían a socorrerlo de una bomba improvisada. Quienes traían la camilla para el herido debían pasar por encima de la bomba, y Peat temía tanto que rozaran al explosivo y que este explotase que se colocó encima del dispositivo, a apenas centímetros sobre el detonante, y aguantó con su peso el paso de sus camaradas.

Noticia relacionada: Japoneses levantan vagón de 32 toneladas para rescatar a mujer

Peat, de 39 años, sabía que existía riesgo de que la bomba explotara, pero se mantuvo incólumne, firme ante el peso que cargaban sus hombros. Su valor no pasó desapercibido: los participantes del hecho elogiaron su heroísmo, alegando que “salvó un gran número de vidas”.

El soldado herido pertenece a Dinamarca, lo cual implicó que Peat – que es parte del Regimiento de Ingeniería 33 del Reino Unido – fuera no sólo conmemorado por su país, sino por el país nórdico a su vez. Es el primer soldado no danés en recibir el prestigioso premio Anders Lassen de manos del príncipe Frederik.

 

buendiario soldado peat se acuesta encima de bomba salvar companero herido afganistan dinamarca 3

Rene Brink Jakobsen, el herido salvado

 

El herido en el valle de Gereshk, sargento Rene Brink Jakobsen, es miembro de las Fuerzas Especiales de Dinamarca; una explosión le produjo lesiones, pero Peat con su cuerpo evitó que la situación fuera aún más grave. “Si alguien hubiera activado el dispositivo, todos habríamos volado en pedazos, pero mi prioridad fue reducir el posible impacto; sabía que si explotaba, era mejor que yo amortiguara el efecto”, comentó el generoso oficial.

Noticia relacionada: El ejército ruso rapea para atraer a nuevos reclutas

Peat, oriundo de Edinburgo, no sólo salvó al sargento danés y a sus rescatistas, sino a cinco policías afganos. El reconocimiento militar que Peat recibió en Copenague reflejó que fue seleccionado por “su extraordinario coraje y por sus acciones determinadas”. El escocés recibió 25.000 coronas por su acción, pero decidió donar ese monto al herido y su familia: Camilla, la esposa, y Sara, Maja y Thor, los hijos.

Noticia relacionada: Nuevo dispositivo reduce la cantidad de suicidios en el ejército de EE.UU.

“Cualquiera hubiera hecho lo mismo que yo”, declaró modestamente Peat, pero el Coronel Claus Wannen, de las Fuerzas Especiales danesas, no piensa lo mismo: “El oficial Peat ha hecho una contribución extraordinaria. En ese día trágico, demostró su valor y su compromiso para salvar las vidas de otros presentes”. Existe el deber, claro, pero también hay personas que le dan sentido.

Visto en Daily Mail

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas