Entretenimiento

Sociedad de Gente Elegante define “estilo” en el Congo

Ser cool en el Congo es ser un “sapeur”, un miembro de la Sociedad para el Progreso de la Gente Elegante. Cada año, estos hombres de traje homenajean al fundador del movimiento, Stervos Niarchos, haciengo gala de sus mejores prendas.

 

 

Una vez por año, promediando febrero, un curioso grupo de dandies africanos salen a las calles ataviados con llamativos trajes, sombreros y anteojos. ¿Quiénes son, por qué visten tan elegantemente? Son los “sapeurs”, tradición que tiene una larga historia y que en esta época del año homenajean especialmente al fundador de su movimiento, Stervos Niarchos Ngashie, en Kinshasa, capital de la República Democrática del Congo. Gracias a las fotos de Junior D. Kannah, ahora accedemos a esa fiesta.

Noticia relacionada: Reinventan clásicos de Hollywood con modelos negras

El término “sapeur” se refiere a la sigla S.A.P.E., que hace referencia a la Société des Ambianceurs et des Personnes Élégantes (Sociedad de Ambientadores y Personas Elegantes); o sea, el dandismo resucitado, donde nadie lo esperaba. La República Democrática del Congo, antes conocida como Zaire, recibió esta cultura de Francia, más específicamente de la París de antaño, donde todos usaban traje de tres piezas hecho a medida. Pero no sólo eso: pañuelos, corbatas, moños, sombreros, relojes de cadena, polainas, tiradores, guantes, sombrillas… No es que el Congo sea un país donde abunde la riqueza, pero estos hombres (muchos de ellos taxistas, vendedores y hasta obreros) consideran vital para su subsistencia el buen vestir.

Durante la dura guerra civil que azotó al país en los años noventa, los sapeurs supieron convertirse en un entretenimiento para la población agobiada: organizaban desfiles y presentaciones con sus vestuarios para distraer a la gente. “Cuando me visto elegante, es como si tuviera el Espíritu Santo dentro de mí. Estoy a gusto, en paz, sin pecado alguno”, cuenta uno de estos finos muchachos. No importa si hacen 45 grados, se trata de sentirse bien con uno mismo.

Noticia relacionada: La Semana de la Moda de Nueva York tiene su contracara canina: ¡Perros elegantes!

Los sapeurs ni buscan las grandes marcas, sino que la mayoría de sus vestimentas son concebidas por ellos mismos. Tienen, por ejemplo, trajes hechos de papel, que usan en una sola ocasión. El resto del país no los ve mal, y de hecho son considerados un síntoma de paz y estabilidad. Muchos de ellos solventan su pasión con el trueque de prendas o bien cobrando pequeñas sumas por dejarse entrevistar o fotografiar. La “sapología” es para ellos una verdadera religión. Y la Meca, claro, es París: todos sueñan con viajar, y muchos incluso se han mudado a la Ciudad Luz. El barrio Château Rouge, de hecho, ha sido colonizado por ellos, y uno siente allí (al igual que en algunas zonas de Bruselas) que se encuentra en alguna ciudad africana. ¡Viva el triunfo de la elegancia!

Visto en The Guardian

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas