Efemérides bd

Snapped!! Отрезал!! (¡Zafamos!)

Cuba había sido un país estrechamente ligado a los intereses de Estados Unidos desde su independencia de España en 1898. Los norteamericanos entendían al país caribeño como un protectorado, una nación libre de cualquier regulación fiscal, migratoria o aduanera para los productos, empresas o personas físicas que provengan de los EEUU.

Por Nicolás Moretti.

 

Buendiario-misiles-Cuba-URSS-EEUU

El mundo, en el medio de una disputa entre dos colosos.

 

Estados Unidos tenía total autonomía para influir y manipular según su parecer a la clase dirigente política cubana, teniendo de esa manera el control estratégico del país, situado a tan sólo 90 millas de la costa de Miami.

Como todos saben, este panorama cambió drásticamente con la llegada al poder de Fidel Castro y sus barbudos en 1959. Si bien en sus primeros meses la Revolución no se declaró abiertamente comunista tenía una clara orientación nacionalista que confrontaba directamente contra los intereses que habían dominado la isla durante más de 50 años.

La reacción de Washington demoró menos que Usain Bolt en los 100 metros.

En 1961 EEUU rompió las relaciones diplomáticas con Cuba de forma unilateral, se excluyó a los cubanos de la OEA lo que hizo que varios países del continente siguieran el ejemplo norteamericano , y se organizaron, mediante operaciones gestadas íntegramente por la CIA, dos invasiones fallidas a territorio cubano utilizando mercenarios contratados, la mayoría de nacionalidad cubana. La realizada, y frustrada por los hombres de Fidel, en Playa Girón en abril de 1961, fue la más rutilante. El bloqueo económico contra Cuba, el más grande del que se tenga memoria, se implementó en los primeros meses de 1962 y sigue hasta el día de hoy.

En el marco de estos acontecimientos, Cuba se declaró país comunista y se alineó férreamente al bloque soviético.

Lo que esta semana nos compete es el punto final de una crisis que tuvo al mundo conteniendo la respiración y a la espera de la primera detonación nuclear luego de Nagasaki de parte de alguna de las dos superpotencias en cuestión de horas. Literalmente.

En octubre de 1962, aviones norteamericanos detectaron la presencia y construcción de rampas de misiles nucleares y soldados soviéticos en Cuba. Con el apoyo de la OTAN, Kennedy (presidente estadounidense de entonces, asesinado un año después) ordenó un bloqueo militar de la isla, desplegando unidades navales y aviones de combate en torno a Cuba. Restaba que los barcos soviéticos se decidan a cruzar este cerco para que el mundo entre en guerra. Una guerra nuclear. En el medio del conflicto estaban los revolucionarios cubanos, que querían aprovechar estas circunstancias para presionar y obtener concesiones de EEUU como el fin del embargo económico, por ejemplo, algo que no prosperó debido a la individualidad con la que la URSS estableció las negociaciones con los norteamericanos.

Fue el momento de la Guerra Fría en el que más cerca se estuvo del enfrentamiento directo entre EEUU y la URSS. Un día antes de la firma del acuerdo, tropas soviéticas detectaron e interceptaron un avión espía norteamericano y lo derribaron con un misil cuando cumplía tareas de espionaje en la costa este de Cuba. Dos horas después Kennedy declaró el DEFCON, nivel 2.

El DEFCON se utiliza para medir la disponibilidad y el nivel de defensa de las Fuerzas Armadas de EEUU.   Esta condición describe niveles progresivos de alerta, en una escala descendente de 5 a 1. El nivel 2 declarado por Kennedy estaba reservado para una inminente guerra nuclear y el casi inevitable ataque de una potencia extranjera contra territorio norteamericano. Nunca más se volvió a usar. Para que tomen nota, el 11 de Septiembre de 2001 se declaró el DEFCON 3.

Agarrate Catalina…

Contra todos los pronósticos se alcanzó una solución increíblemente rápida para el conflicto. El aventurismo de las potencias había llegado a su límite y ninguna quería pagar la factura de un holocausto nuclear de magnitudes incalculables.

 

 

Buendiario-Kennedy-Kruschev-Misiles

 

El 28 de Octubre de 1962, el Presidente Kennedy aceptó la oferta de su par soviético, Kruschev, en el que se establecía el desmantelamiento de las bases nucleares soviéticas en Cuba, a cambio de que EEUU renunciara públicamente a derrocar a Fidel Castro y a impulsar alguna acción bélica con ese fin. También se exigió el retiro de los misiles norteamericanos desplegados en Turquía, apuntando hacia la URSS. Los misiles de Cuba fueron desmantelados en un mes, mientras que EEUU tardó 6 meses en retirar sus cabezas nucleares de Europa.

De esta forma ninguna de las dos potencias dio muestras de debilidad ni de derrota, evitando el enfrentamiento bélico directo. La Guerra Fría continuaría por otros canales, trasladando los conflictos a terceros países como Vietnam, Afganistán o Corea.

Las mayores pretensiones puestas sobre la mesa por Cuba quedaron stand by y actualmente están pendientes. El cese del bloqueo económico, las violaciones al espacio aéreo y naval cubano, el cierre de la base naval de Guantánamo y la devolución de ese territorio a Cuba son cuentas impagas para las que no se vislumbra en lo inmediato ni siquiera una tenue alternativa de entendimiento.

Aunque nadie habría ido por estas causas a una guerra mundial, un drama mucho más largo los esperaría, cuando el campo socialista, encabezado por la URSS, implosionó y se derrumbó en 1991.

De todos modos, lo sucedido en Cuba en los sesenta fue un triunfo de la razón por sobre el belicismo y la ambición de poder, aunque se hayan alcanzado limites angustiantes. Desafortunadamente los ejemplos en los que la lógica impera no abundan, aunque queda demostrado que existen y están siempre a la espera de ser aprovechados. Ojalá, más a menudo.

¡Salud!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas