Deporte

“Ski de acera”, deporte furor en Arabia Saudita

La nueva moda deportiva en Arabia Saudita es manejar sobre dos ruedas: los equipos se reúnen en las rutas desérticas y hacen trucos mientras el auto avanza, como sacar las ruedas y volver a colocarlas. El grupo más popular se llama “Equipo Imposible”.

 

 

Si usted se estresa estacionando en paralelo, le recomendamos no aventurarse en este nuevo “deporte” que empieza a ser furor en Arabia Saudita: un grupo de osados jóvenes árabes se lanzan a las rutas de ese país para hacer piruetas sobre autos que conducen sobre sólo dos de las cuatro ruedas. El nombre que le han dado a la disciplina es “ski de acera” y consiste en un conductor que maneja a alta velocidad mientras hace maniobras con el auto andando de costado, y varios acompañantes, que hacen monerías mientras se cuelgan del vehículo en movimiento.

El lugar preferido para esta práctica es la ciudad nórdica de Ha’il; sus practicantes la consideran una mezcla entre el automovilismo y los deportes extremos, y los muchachos no temen poner en riesgo su integridad y su licencia de conducir con tal de hacer aquello que los hace más felices. Son arriesgados, sí, son amantes de la adrenalina, sí, pero no son improvisados. Basta ver el video para descubrir que son profesionales del riesgo, verdaderos “showmen”.

 

buendiario-arabia saudita-deporte extremo-auto sobre dos ruedas-ski de acera 1

El nuevo “deporte” extremo en Arabia Saudita, divertido pero peligroso

 

Arabia Saudita presenta suficientes desiertos como para ofrecer espacios de prueba. Los acompañantes salen por las ventanillas y se aferran al auto, con las arenas de fondo, mientras sacan una rueda del auto y la vuelven a colocar, todo en movimiento: apenas uno de los tantos trucos que ejecutan con precisión y velocidad. Los espectadores para este nuevo “deporte” van en crecimiento, y es comun ver a gente alentando a los corredores con entusiasmo. Gustos son gustos, dirá usted, y mejor practicar los placeres intensos si se sabe lo que se hace.

Visto en The Guardian

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas