Mundo

San Luis cada vez más cerca del “analfabetismo cero”

“Yo, sí puedo” es un método de alfabetización cubano que ya fue aplicado en Argentina y ha enseñado a leer y escribir a más de 24.000 personas en Argentina y a mas de 6.000.000  en todo el mundo. Ahora se puso en marcha en San Luis, gracias a la iniciativa del Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios (Renatea).

 

Buendiario- San Luis cerca de analfabetismo cero
 Noticia relacionada: En Sudáfrica los colegios atienden a mujeres embarazadas
El programa se inició ayer “con dos grupos en la capital y dos en Villa Mercedes con ocho facilitadores con el objetivo de alcanzar la estadística de analfabetismo cero en siete semanas” contó Rodrigo Martínez es el pedagogo cubano a cargo de la coordinación del programa.

“Yo, sí puedo”, que hoy en día se aplica en 30 países, permitió a gobiernos como los de Haití, Venezuela, Bolivia y Nicaragua a alcanzar la estadística de “analfabetismo cero”, al convocar a personas mayores de 15 años como mínimo y sin límite de edad máximo, que no hayan asistido a ningún proceso alfabetizador, a participar en forma gratuita.

Martínez explicó que los “participantes” se capacitan en grupos de no más de 10, donde “sólo hace falta un lugar, que puede ser una casa en el barrio, un televisor y un voluntario”.

Noticia relacionada: Alimentación, educación y salud para toda Latinoamérica

El plan consta de 65 lecciones y permite enseñar a leer y escribir en un período de entre siete semanas a tres meses, con el empleo de medios audiovisuales y la ayuda de un asistente, que actúa como enlace entre el profesor y los estudiantes.
“Es un programa basado en el amor, aquí la única paga que existe es el reconocimiento eterno de los que aprenden y pueden salir de ese lugar oscuro donde estaban”, sostuvo el pedagogo.

Para que el método sea exitoso, es fundamental identificar las necesidades y la idiosincrasia de los alumnos y también los niveles de conocimiento que tengan.

Las dificultades de la grafía se resuelven y consolidan utilizando un sistema lúdico, como si fuera un juego que desarrolla una escritura y una lectura inteligente, aún a nivel elemental, construyendo frases que tengan sentido lógico.

El programa, que hizo pie en Argentina en 53 municipios de la mano de la fundación “Un Mundo Mejor es Posible”, se inició en julio de 2003, con experiencias piloto en Neuquén y Jujuy.

Noticia relacionada: Brasil destina regalías de petróleo a educación y salud

El método, que recibió el premio alfabetización 2006 Rey Sejong de la Unesco, se concibió en la revolución cubana, con un carácter internacionalista, especialmente, latinoamericanista, y está preparado para ser adaptado a diferentes realidades sociales y lenguas.

El programa existe también en sistema Braille, para sordos y personas con problemas intelectuales leves, y “se busca el desarrollo de la persona y transmitirles el sentimiento de que alguien se preocupó por enseñarles”, afirmó Martínez.

El método se utiliza en África y en Nueva Zelanda, y en la ciudad de Sevilla como primera experiencia del programa en Europa, donde se estima la existencia de al menos 35.000 analfabetos.

Visto en Telam

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas