Deporte

Salto de ski femenino gana batalla y será deporte olímpico

La disciplina del salto en ski existe desde 1924, pero recién en Sochi 2014 se oficializará la rama olímpica femenina. Una gran injusticia deportiva llega así a su fin, y las damas podrán competir.

 

Buendiario-salto-ski-femenino-deporte-olimpico-sochi

 

En 2010, en los Juegos de Vancouver, Lindsay Van ejecutó el salto más largo de ski en la historia en la historia de esa pista, tanto en el caso de mujeres como de hombres. Esa misma pista se usaría luego en los Juegos Olímpicos de invierno disputados en esa ciudad, pero aún así no se habilitó la competencia femenina de saltos.

Noticia relacionada: Conmovedor beso de dos atletas rusas para pedir más inclusión deportiva

Jessica Jerome, quien siempre se destacó en la disciplina pero que debió competir informalmente con hombres por carecer de rubro propio, fue una gran impulsora de que se creara una competencia femenina. El salto en ski existe desde los Juegos de Invierno de 1924, pero nunca se oficializó como deporte femenino. Por eso Jessica, con la ayuda de su padre Peter, inició una campaña que duró más de diez años, hasta hoy: finalmente, en las Olimpíadas de Sochi 2014 habrá una rama femenina de la competencia.

Antes del camino hacia Rusia, y como preámbulo, Utah fue anfritriona de las competencias preparatorias para la gran cita olímpica. En Park City, las saltadoras norteamericanas deleitaron a todos con sus espectaculares zambullidas al vacío, volando cientos de metros con sus skies antes de aterrizar en la fina nieve.

El Comité Olímpico tardó demasiado en aceptar que las mujeres compitieran, algo inconcebible en la época en que vivimos. Pero, por suerte, finalmente ocurrió. Las excusas habían sido que no habñia suficientes competidoras femeninas, que faltaba técnica o que era inapropiado desde un punto de vista médico. Esto dijo Gian-Franco Kasper, presidente de la Federación Internacional de Ski, que cuenta con una sola mujer en su comité de 18 miembros.

Noticia relacionada: Rusia almacena nieve para Sochi 2014

Lindsay Van lo había prometido: “Mi objetivo es formar un equipo olímpico de chicas”. Se lo propuso para 2002, pero no la dejaron. Tampoco a Jessica Jerome, y por eso su padre fundó Women’s Ski Jumping USA, un grupo activista creado para meter presión al Comité Olímpico por tan discriminatoria medida. Esta presión, a la larga, permitió que la decisión se revocara y que Sochi tenga ahora una competencia olímpica femenina de salto.

“No hice mucho, sólo apunté mi linterna hacia las cucarachas”, declaró Peter Jerome. Ahora, tras 90 años de injusticia y discriminación por género, el deporte gana una batalla. Y las Olimpíadas serán más inclusivas y apasionantes.

Visto en The New York Times

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas