Mundo

Siria: comienza proceso de destrucción de armas químicas

Un buque comercial danés llevó la carga de armas químicas del puerto de Latakia a aguas internacionales, escoltado por barcos militares de China, Dinamarca, Noruega, Rusia y Siria.

 

buendiario-Sale-primer-cargamento-armas-sirias-destruir

 

Un primer barco cargado con armas químicas sirias partió del puerto de Latakia y se encuentra ya fuera del país. Lo confirmó a través de un comunicado la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ). Este organismo se encargó de impulsar el proceso de desarme desde que el pasado septiembre Siria se comprometió a eliminar su arsenal, tras llegar a un acuerdo con Estados Unidos y Rusia que evitó el que parecía inminente ataque de Washington sobre su territorio.

Noticia relacionada: Veteranos de guerra de EEUU repudian ataque a Siria

La OPAQ explicó que un barco danés cargó armas químicas procedentes de dos instalaciones diferentes, de las al menos 17 que, según la Inteligencia norteamericana, tenía repartidas por todo el país el presidente Bashar El Asad. El buque salió de su muelle en Latakia escoltado por naves de Dinamarca, Noruega y la propia Siria.

Antes de proceder a la carga, todo el personal no operativo del barco fue desalojado por el riesgo de la operación que iba a acometer. Los civiles fueron llevados con lanchas rápidas de la Armada noruega a un puerto chipriota, el de Limassol, desde donde habían partido días antes.

Noticia relacionada: Siria se muestra dispuesta a entregar armas

La primera fase de eliminación de arsenal se había cumplido en tiempo a principios de otoño, cuando técnicos de la OPAQ y de Naciones Unidas viajaron a Siria para inspeccionar los silos, inutilizar las plantas de producción y las lanzaderas de armas. La segunda fase, la de salida del país y destrucción del bloque más peligroso de estas armas –entre las que se encuentran al menos 20 toneladas de gas mostaza y de las que se desconoce qué porcentaje está ya custodiado en el barco danés- ya está en proceso. La eliminación del resto de armas químicas, las menos peligrosas, debe acometerse antes del 30 de junio. En total se calcula que se destruirán unas mil toneladas de agentes químicos.

En el operativo de destrucción de las armas colaboran numerosas naciones, en un intento de fiscalizar cada paso, evitar suspicacias y garantizar que nunca más se pueden usar componentes tan dañinos. Siria estuvo vigilando cómo se cargaban los coches rusos con contenedores aportados por EEUU, con localizadores geográficos para ir controlando su ubicación. Sus tropas escoltaron los materiales hasta la costa. De allí, si se cumple paso a paso el plan anunciado en diciembre por la OPAQ, las armas irán a barcos noruegos y daneses, con escolta de China y Rusia. Navegarán hasta un puerto italiano desconocido y luego el material se transferirá a un buque de la Marina norteamericana, equipado con laboratorios móviles en los que se destruirá finalmente todo en alta mar. La negativa de países como Albania a acabar con las armas en su territorio llevó a esta solución en aguas abiertas.

Noticia relacionada: Argentinos unidos por la paz en Siria

China se encargará de vigilar con cámaras todo el movimiento de las naves, especialmente en los embarques, y mantendrá ambulancias en la zona por si se produce un accidente. Finlandia completará el operativo de emergencia con un equipo de respuesta rápida. Toda esta presencia de personal y medios foráneos ha sido aprobada por el Gobierno de Damasco.

 

Visto en El País

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas