Animales & Bebés

Sala de cine crea funciones especiales para ir con bebés

Los cines de La Vaguada, en Madrid, encontraron una solución para que padres y madres puedan a llevar a niños llorosos; un cine donde se puede dar de mamar y atender a los bebés en la sala.

 

Buendiario-sala-madrid-cine-bebes

 

Sesión Teta, así han bautizado a estos funciones especiales para que papás y mamás con bebés puedan relajarse y gozar del cine sin miedo a molestar a otros. Las películas son de estreno (eso sí, con menos oferta de miedo o acción, por los cambios bruscos de volumen) y todo está cuidado para no afectar a los pequeños: los decibelios no sobrepasan los 65, frente a los 90 o 100 habituales en las salas, y la entrada es algo más barata: 6 euros, en vez de los 8,5 que cuesta habitualmente.

Carmen Maderuelo, una enfermera recién jubilada, tuvo la idea durante uno de los talleres de lactancia que impartía en un centro de salud cercano al centro comercial. Dice que allí se dio cuenta de que en esa etapa, “en la que el bebé demanda continuamente”, la mujer “se siente muy sola y se queda muy aislada como adulto”. Claro, el padre también puede ir, pero la clave es que la lactancia está permitida en la sala.

“Es una maravilla porque vienes aquí, te ves una peli, charlas con otras mamás, te vas a tomar un refresco, tienes vida social, que es el fin de esto”, cuenta Giorgia Bussolino, una de las madres que va al cine con su hija. Ella creó la página de Facebook de la iniciativa, que no para de crecer. La difusión en las redes sociales permitió que la idea se haya extendido.

Antonio Gil es uno de los tantos padres que también va con hijos. Aprovechó el último día de su permiso por el nacimiento de su hija Luz y la llevó al cine. Los padres en España tienen menos días de permiso, pero no por eso no pueden hacerse la escapadita con las criaturas. Así, papás, mamás, parejas con hijos de cualquier orientación sexual y género: ya saben. En Madrid hay un lugar donde ir al cine y llevar a los niños. Qué fantástica idea, ¿no?

Visto en El País

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas