Buen Samaritano

Cumple su sueño de filmar y dona recaudaciones

Gonzalo Roldán es un “busca” que logró llevar a cabo su sueño: filmar sus películas favoritas con una vuelta de tuerca. Su última cinta es “Back to the Siam”, una parodia de “Volver al futuro” con la participación de varios famosos, cuyas recaudaciones se destinarán a un comedor popular.

 

;

Noticia relacionada: Estudio revela que la piratería favorece al cine

Gonzalo roldán tiene un videoclub hace 13 años, en el barrio de Palermo. Los vecinos y trabajadores de la zona siempre tienen algún papel en sus películas, y las ganancias de las tres primeras funciones fueron donadas al comedor popular “La esperanza”.

Back to the Siam logró filmarse gracias al apoyo de Taringa! Es una parodia de la saga Volver al futuro que en vez de tener el auto DeLorean tiene una heladera peronista. Entre la interminable lista de famosos que colaboraron Leonardo Sbaraglia y Martina Gusmán son las cabezas de cartel.

Back to the Siam se estrenó el martes en el cine de Belgrano, donde se hicieron presentes las celebridades (más de 40) que hacen a los créditos de la película. El evento multitudinario y el estreno en cuestión se hicieron posibles más que nada por el fecundo lazo que Roldán mantiene con Ricardo Darín desde su segundo filme, El destino de Lukong (2009), protagonizado por el actor de Nueve reinas, donde éste hacía de un improvisado padre golpeador. Esta vez, Darín ayudó grabando una presentación del proyecto que sirvió para enternecer y convencer y no hacer dudar a decenas de personajes porteños que finalmente se sometieron al singular guión delirante de Roldán.

Noticia relacionada: Nuevos cines para ver películas desde la bañera

¿De qué se trata la película?

“Back to the Siam transcurre en un pueblo alejado llamado Nylon, ficticio como Springfield y dividido por un túnel. Ese túnel separa a la gente rica de los pobres, y está manejado por un intendente corrupto que se llama Juan Pablo Savater, quien por medio de una palanca deja sin luz a la parte pobre -ilustra Roldán-. Ahí es donde entran en escena el doctor Marrón y yo, que soy Martín Fox. El doctor se roba la heladera Siam de un museo de Perón y con eso construye una máquina del tiempo, con la que viajo a 1986. Como la heladera peronista no se activa con plutonio sino con la pasión popular, es el gol de Maradona a los ingleses lo que me retorna al presente”.

Roldán soñaba con ser actor y productor desde los 20 años, aunque nunca pasó ni un solo casting, y desde los 15 sobrevive como “emprendedor”, tal como él se define, ya sea vendiendo esponjas de cocina, con lo que terminó instalando una distribuidora de productos de limpieza, como atendiendo el videoclub en el que recomienda las cintas protagonizadas por sus íconos adorados.

Noticia relacionada: El detrás de escena de grandes películas clásicas

“Me encantan las películas de los ochenta… Mi hijo Nico va a cumplir nueve años y le hice ver absolutamente todas las películas de los ‘80 que me gustaron. Yo siempre quise ser Marty McFly, Back to the Siam fue una excusa para ser McFly un rato”.

En las películas de Roldán no actúan sólo famosos: también lo hacen sus vecinos y conocidos, que pintan la aldea palermitana y de paso viven sus 15 minutos de fama. Roldán: “Imaginate lo que es para el verdulero poder verse en la pantalla grande, es como un reconocimiento para el barrio, sirve para que nos conozcamos. Al avant premiere van los vecinos, los clientes del video, las familias. Queremos priorizar eso, como pasaba cuando yo era chico, que jugaba en la calle con mis amigos y nos conocíamos y nos saludábamos. Acá está todo lleno de edificios y como que nadie se conoce con nadie, y con la película sí, todos nos volvemos famosos por un momento”.

Visto en La Voz

Agradecemos a Nadia Sansón por enviarnos esta noticia

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas