Efemérides bd

Rock & Pop – 30 años de radio

Quizás la radio que estamos escuchando en estos días sea de un formato un poco anodino. El estilo que se persigue en las producciones de los programas, la dinámica de los conductores y el carácter artístico de las radios con mas oyentes en el país es, tal vez, un poco mediocre. Desde abrir mails, leer una revista al aire, hablar acerca de la cena que tuvieron anoche los conductores (espacio que puede ocupar una hora), o entregarle al oyente la consigna del regalo más loco que tuvo en su vida, por ejemplo, resulta de una chatura a veces insoportable. Esto tuvo su origen hace 30 años. Pero el surgimiento de esta manera de hacer radio no fue para nada mezquino. Fue espectacular.

Por Nicolás Moretti.

 

buendiario-rock&pop-radio-programas

 

 

 

No obstante, las características de la radio actual que hemos descripto antes tienen un costado ventajoso. El egresar de un acartonamiento, salir de unas costumbres bastante institucionales que la radio tenía, y que todavía conserva en algunos casos. Pero, ¿Quién sabe si no hemos construido, sólo por salir de este encorsetado, otro? Este otro método consiste en hablar sin modular, en que haya cuatro muchachos, muy simpáticos, riéndose entre ellos, que comentan lo que se han puesto, etc. Esta manera de hacer radio no es para nada despreciable, resulta muy eficaz e inevitable si se trata de salir de una solemnidad, de una dureza. Pero dudo que sea necesario que todos los programas de radio sean así.

Partiendo de un presupuesto básicamente inverosímil y con las dudas lógicas de la juventud que llevó adelante esta idea, Rock & Pop comenzó sus transmisiones el 23 de Enero de 1985, en la frecuencia 106.3 MHz. Daniel Grinbank, asociado con Raúl Fernández y Marcelo Morano, fue el impulsor económico y social de esta nueva señal radial. De alguna manera y sin querer, por coincidencias de tiempo y espacio, fue un quiebre en la programación de radio. Un antes y un después. La idea inicial era introducir cosas de la AM en la joven FM y romper el discurso, patear los moldes. Hasta ese momento, el modelo reinante en la FM era el de un locutor con voz ceremonial y sacra, música suave, Un sonido impactante, sin la suciedad de la AM, muy pocas palabras.

Rock & Pop determinó el momento de esplendor de una radio que había nacido junto con la democracia, explotando al máximo las recientes posibilidades nuevas de difusión y fue responsable del establecimiento de la cultura rock – hasta entonces subterránea- en el mapa de los medios masivos de comunicación en Argentina. Por supuesto que el germen, el primer grano de arena de esta realidad posterior de la que Rock & Pop fue iniciador, tuvo que haber sido por lo menos revolucionario.

“Radio Bangkok” podía sintonizarse de lunes a viernes de 10 a 13 para escuchar a tres tipos que hablaban. Finalmente eso, hablaban. Pero decían muchas cosas, se reían de la ridiculez del mundo que los rodeaba, mentían hora, temperatura y humedad, inventaban personajes, manipulaban el absurdo hasta límites casi intolerables y orbitaban en una galaxia lejana en donde cabían perfectamente la Mona Jiménez y Jim Morrison. Fue un programa de radio, exitoso y popular, al fin y al cabo. Un ciclo que se extendió por dos años y medio sumando oyentes y repercusión hasta conseguir el status “de culto” que hoy ostenta para seguidores nostálgicos, estudiantes de radio y periodismo con afán investigador, colegas y estudiosos de la materia. Lalo Mir conducía, Bobby Flores musicalizaba, Douglas Vinci para lo que fuese, Enrique Prousen en la producción y el acompañamiento espontáneo y aleatorio de otro grupo de personas que participaban (Pancho Muñoz, el Ruso Verea, la Negra Vernaci, entre otros).

A su manera, “Radio Bangkok” también se hizo a caballo de una realidad nacional que se volvía lo suficientemente rara para ser carne de absurdo. Sin menciones especificas ni editoriales, el programa sintonizó con un momento particular. Aquellos fueron los años de la desilusión de Alfonsín, la hiperinflación y los primeros meses del jolgorio menemista. Un caldo de cultivo ideal para que esas delirantes mañanas fueran imprescindibles.

Históricamente simultáneo a “Radio Bangkok”, pero por la tarde, la Rock & Pop incluyó en su programación al hombre que luego fue el encargado de los años dorados y de convertir a la radio en un mito: Mario Pergolini, que mudó su programa “Feedback” que conducía junto a Ari Paluch en FM Okey. Un año después, en 1988, se separaba de Paluch para, con producción de Eduardo de la Puente, darle vida a “Malas Compañías”, un ciclo de gran éxito en las noches de FM.

Aunque el camino al éxito rotundo fue sinuoso, ya que la dirección artística de Rock & Pop tomó la decisión de levantar del aire toda la programación tras perder por primera vez el liderazgo en las mediciones del segmento ante otra FM de la época, Pergolini volvió a la emisora (que ya ocupaba el histórico dial 95.9 MHz) en 1993 conduciendo ¿Cual Es?, al principio por la tarde y un año más tarde haciéndose dueño de las mañanas de la radio.

Integrado también por Eduardo de la Puente, esta vez en la co-conducción, y Marcelo Gantman, ¿Cuál Es? fue el programa de FM más escuchado en la historia de la radiofonía argentina. Diversas emisoras invertían muchísimo dinero en sus programas de segunda mañana para intentar, por lo menos, competir con el ciclo de Pergolini, que veía como sus competidores iban saliendo del aire uno por uno decidiendo invertir sus esfuerzos en tiras diarias que ocupen otros horarios. Al aire durante 18 años ininterrumpidos, Pergolini, un talento indiscutido dueño de una voz inconfundible, fue el verdadero iniciador de un estilo, descontracturado y locuaz del que se nutrieron los posteriores y actuales conductores de radio, algunos con más recursos que otros, pero en los que la influencia de Pergolini y su manera de hacer radio es absolutamente nítida.

 

buendiario-rock&pop-pergolini-radio

Mario Pergolini. Cerebro del éxito de Rock & Pop.

 

Con el triunfo en la grilla garantizado, Pergolini se convirtió en uno de los empresarios mediáticos más importantes de Argentina, al principio asociado con Grinbank, luego solo, y dueño absoluto de Rock & Pop. Director artístico y de programación, representante legal, conductor y filtro por el que pasaban todas las decisiones que hicieron de la radio la FM líder en audiencia durante casi 20 años. No estaba solo: Juan Di Natale, fiel general al servicio de la causa, también fue el más elegido por la audiencia del horario de la siesta. Elizabeth Vernaci hizo de las primeras horas del día una ilusión desinhibida, casi pornográfica. Gantman, Della Sala y Ciccioli dieron vida a “La Pelota no Dobla”, el estandarte deportivo que ocupó la franja horaria clásica de los programas del rubro, de 19 a 21, innovando la manera de encarar esta especialidad. En cualquier horario imaginable Rock & Pop tenía un proyecto competitivo y de gran calidad. No tenía oyentes, tenia fanáticos.

La musicalización fue otro pilar vital de este impresionante éxito. En Rock & Pop no se escuchaba nada que podamos denominar descartable. Nunca íbamos a escuchar canciones que tengan que ver con un marketing tendencioso o sin pimienta musical. A lo sumo podían no gustarle a algunos, y a otros sí. En sus primeros años inundó los oídos de los que elegían su dial con las canciones y los discos que estaban o prohibidos en algún momento, o no llegaban al país por cuestiones culturales o de género o que muy pocos habían tenido la oportunidad de escuchar alguna vez, fuera del país la mayoría de las veces. Rock & Pop fue el principal auspiciante de los recitales más trascendentales que hemos tenido: Rolling Stones, U2, Eric Clapton, Aerosmith, Guns n´Roses y sigue la lista. Como se podrán imaginar, los integrantes de estas bandas daban notas exclusivas para radio en Argentina, únicamente a Rock & Pop.

Con la globalización de las comunicaciones surgió un sistema de multimedios televisivos y radiales. Cuando muchos de ellos sobrevivían gracias a estrategias comerciales, Rock & Pop era la única radio que mantenía el mismo espíritu de sus inicios y seguía liderando la audiencia.

Lamentablemente no hubo un recambio generacional. Muchos creen que poniendo tres picaros en una mesa y haciendo uso de la inteligencia y la sagacidad, es suficiente. Malas noticias: no funciona así. Su dueño fue el primero en interpretar este nuevo rumbo y actuó en consecuencia. Pergolini entendió que su ciclo en la emisora había terminado (¿Cuál Es? perdió en su última temporada el dominio de la mañana) y se fue hacia la creación de su propia señal, Vorterix. Actualmente volvió a su anterior morada ocupando un cargo gerencial en un intento melancólico de enderezar la nave. Una tarea titánica. Rock & Pop habita hoy el noveno lugar entre las elecciones de los que prendemos la radio todos los días.

Sumada a la salida de Pergolini, la partida en 2009 de Enrique Prosen, histórico director artístico de la radio, fue como su extremaunción. Prosen decidió alejarse hacia otros proyectos, como producto del desgaste sufrido a causa del proceso de venta que la emisora estaba atravesando y porque sabía que el futuro de Pergolini no sería el mismo que el de la señal. Actualmente su lugar es ocupado por Gustavo Olmedo.

Rock & Pop atravesó todos los estados posibles entre un nacimiento auspicioso y una caída vertiginosa: revolución estética y musical, alumbramiento de iconos, consagración, mudanzas, cambios de dueño, pérdida de liderazgo y figuras. Confusión. Su grilla actual dispone de nombres interesantes más algunos históricos. Sin embargo el daño parece irreversible.

Pero no seamos pesimistas. Rock & Pop siempre tendrá los fanáticos de siempre, los que la eligen antes que a cualquier otra propuesta más seductora. Su actual dirección artística es muy capaz, y no es propietaria absoluta de su decadencia. La radio en general se ha vuelto insulsa. Aunque cada tanto aparece, como una flecha luminosa en la noche, una idea. Idea que ayudará a que la señal de Colegiales salga de su letargo o para que deje lugar a otra que tome la posta y nos devuelva a todos el placer de escuchar del otro lado del parlante algo que nos aliene.

¡Hasta el próximo programa!

¡Salud!

Un comentario en “Rock & Pop – 30 años de radio”

  1. Manchi dice:

    Excelente artículo! muchas gracias Nicolas… Se me vienen tremendos recuerdos de la Rock & Pop de antes y cuando pasó al 95.9 que me parece fue mas adelante, en el 96 o 97.. que en el 106.3 quedaron algunos con FM La Rocka o algo asi… duró poco… Imposible que no se te venga a la mente la voz inconfundible de Alejandro Nagy que hacía los separadores y tambien tuvo algunos programas…
    Ahora sigue habiendo cosas muy copadas en la radio, pero no estan concentradas en un solo dial.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas