Mundo

Rey de Marruecos abre debate sobre el aborto legal

En el país africano se practican entre 600 y 800 interrupciones del embarazo al día, siempre en la clandestinidad y con muchos riesgos.

 

buendiario-Rey-Marruecos-debate-aborto-legal

 

“Los abortos kamikazes son la principal causa de mortalidad materna. Las mujeres con más recursos económicos pueden interrumpir su embarazo en clínicas privadas o consultorios médicos, pero las que no tienen recursos se ven obligadas a abortar engañadas por charlatanes o llevando a cabo una interrupción de emergencia con métodos salvajes y peligrosos”, cuenta AMLAC – Asociación Marroquí en Lucha Contra el Aborto Clandestino- a este periódico después del gran debate nacional sobre el aborto que se celebró ayer en Rabat y dio comienzo a un mes de discusiones sobre la legalidad del ‘ijthad’ (aborto) en el país alauí.

El aborto es ‘haram’, algo prohibido en Marruecos. Pero no por eso se práctica menos. Entre 600 y 800 interrumpen el embarazo al día y el 4,5% de las muertes relacionadas con la maternidad se producen durante la ejecución de esta práctica. El colectivo ‘Droit de la Santé’, Derecho a la salud, lo tiene claro. “En Túnez el aborto es legal desde 1973 durante los tres primeros meses del embarazo y se práctica 30 veces menos. Queremos una ley del aborto como la tunecina. Que cualquier mujer pueda decidir sobre su propio cuerpo, siempre y cuando esté en las primeras doce semanas de gestación y 20 semanas en casos de malformación del feto”, cuenta Aziz Rhali, coordinador adjunto del colectivo Derecho a la Salud.

El precio de la intervención oscila entre 200 y 1400 euros. De ahí que las mujeres más humildes tengan que acudir a técnicas realmente peligrosas como la de la hemorragia provocada o el uso de plantas medicinales no siempre probadas anteriormente y que pueden dejar en la matriz de la mujer graves secuelas.

Noticia relacionada: Chile: avanza ley para interrumpir embarazos con riesgo

Hasta la fecha, sólo se puede practicar sin acabar en la cárcel si la madre se encuentra en peligro extremo. Si no, las mujeres pueden ser castigadas con penas entre seis meses y dos años de prisión y el practicante podría pasar de uno a cinco años entre rejas. Así lo contemplan los artículos 449-504 del Código Penal. Ahora, por primera vez desde 2009, cuando se llevó al parlamento la legalización del aborto sin éxito, se vuelve a abrir el debate.

‘Por un Marruecos más justo. Aborto sin riesgos’, rezaban las pancartas que acogían el debate sobre el aborto iniciado en la Bilbioteca Nacional de Rabat, en el que intervinieron médicos expertos en está práctica, colectivos de defensa de la mujer y representantes de todos los partidos políticos de Marruecos. Cuando acabo el acto, el Rey Mohamed VI difundió un comunicado, a través de la agencia MAP, en el que afirmaba que comienza un plazo máximo de un mes para “establecer reuniones y consultas con la población civil” sobre la interrupción del embarazo y presentar propuestas. Parece que esta vez va más en serio la decisión de modificar la legislación marroquí que incrimina a las mujeres que se ven obligadas a abortar bien debido a la gran presión social y familiar que muchas de ellas cargan a sus espaldas por quedarse embarazas fuera del matrimonio o incluso ser fruto de violaciones.

Para la activista Aicha Chenna, fundadora del colectivo ‘Solidarité Féminine’ y una de las más activas en la polémica de las madres solteras en Marruecos, el problema del aborto viene de la escasez de educación sexual que se da en las escuelas. Según su testimonio, las altas tasas de aborto, abandono de niños y mujeres que se quedan embarazas fuera del matrimonio se debe a la ausencia de educación sexual en los colegios en edades en las que tanto los niños como las niñas se deberían formar en el uso de anticonceptivos, prevención de enfermedades sexuales y los riesgos de ejecutar una interrupción del aborto en manos de charlatanes que usan medios salvajes.

El Islam no prohíbe estrictamente el aborto, igual que tampoco prohíbe el uso de anticonceptivos. Sin embargo, en algunos casos son los imanes y líderes religiosos los que adoctrinan en contra del aborto, tal y como nos explican algunos colectivos a favor de su legalización.

Visto en El Mundo

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas