Acción / Reacción

¡Revelan el secreto de la construcción de las pirámides!

Científicos holandeses descubrieron el truco que les permitía a los antiguos egipcios reducir a la mitad la fuerza requerida para mover las enormes rocas en las construcciones.

 

Buendiario-descubren-misterio-piramides-egipto-2

Ahora sabemos un poco más de tanto misterio…

 

Cada uno de los bloques de piedra de La Gran Pirámide de Keops, ubicada en Giza, El Cairo, pesa entre dos y sesenta toneladas. En total, suman más de dos millones de bloques solo para esta pirámide. Hasta ahora no estaba claro cómo habían conseguido los egipcios mover esta gran cantidad de piedras, pero ahora físicos de la Fundación FOM y la Universidad de Amsterdam han descubierto que utilizaban un truco para hacer más fácil su transporte durante la construcción de las pirámides.

Noticia relacionada: Encuentran mítica ciudad egipcia hundida bajo el Nilo

Según señalaron los autores del estudio, las piedras que solían arrastrarse sobre una losa a la que se ataba una cuerda a modo de trineo, se transportaban por zonas donde se había humedecido la arena, lo que permitía un mejor deslizamiento. Los experimentos realizados demostraron que una cantidad correcta de humedad en la arena reduce a la mitad la fuerza de tracción requerida.

Para llegar a esta conclusión, los físicos colocaron una recreación del trineo egipcio en una bandeja de arena. Con este ejemplo se determinó tanto la fuerza de tracción requerida como la rigidez de la arena en función de la cantidad de agua en la arena; determinaron que la primera disminuyó en relación a la segunda, lo cual se debe al suceso conocido como puente capilar, cuando pequeñas gotas de agua se unen los granos de arena y forman un plano rígido.

Noticia relacionada: Hacen realidad la patineta voladora de Volver al futuro

“Un trineo se desliza con mayor facilidad sobre la arena del desierto firme simplemente porque la arena no se acumula en la parte delantera del trineo como lo hace en el caso de la arena seca”, agrega uno de los investigadores. Los expertos señalan que los egipcios fueron conscientes de este “truco”, y una de las pruebas es la pintura de una de las paredes de la tumba de Djehutihotep, jefe de una de las regiones del Alto Egipto durante los reinados de Amenemhat II, Sesostris II y Sesostris III (1914-1852 a.C.), que muestra claramente a una persona parada en la parte delantera del trineo arrojando agua sobre la arena.

Pero no solo eso:  los autores del estudio también creen que este descubrimiento puede ser útil para optimizar el transporte y el procesamiento de material granular hoy en día, el cual actualmente representa alrededor del 10% del consumo de energía en el mundo. Qué maravilloso cuando se plantea una linda hipótesis a un gran secreto, ¿No creen?

Visto en USA Today

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas