Pura vida

Reutilizan cenizas para mejorar piezas de autos

Un grupo de científicos asturianos lanza un proyecto para usar los residuos de la combustión del carbón como un material para piezas de automóviles.

 

buendiario-Reutilizan-cenizas-mejorar-piezas-autos

 

Hacer de las cenizas de la mala combustión del carbón un gran negocio con la creación de un material resistente, aplicable a la industria de la automoción. Ésa es la idea de base que sustenta un novedosos proyecto desarrollado por la fundación ITMA, con sedes en Avilés y Llanera, auspiciada por la eléctrica EDP-HC, que genera al año en España 300.000 toneladas de residuos procedentes de su red de centrales.

Parte de estos desechos se utilizan actualmente en la industria del cemento y otro porcentaje termina abandonado en escombreras, con un coste añadido. Ahora, la compañía eléctrica pretende reciclar todos esos desperdicios para darles un alto valor añadido y, a la vez, contribuir al cuidado del medio ambiente. Para ello, el ITMA se planteó usar los residuos como refuerzos para elaborar composites de matriz de aluminio. Ese tipo de materiales ofrece una alta resistencia, que los habilita para ser destinados a un elevado número de aplicaciones industriales.

Noticia relacionada: Córdoba: fabrican ladrillos con plástico reciclado

Actualmente, existen en el mercado composites de aluminio, de aplicación en el sector de automoción y el aerospacial principalmente, que tienen el inconveniente de su elevado coste. La razón es el alto precio de los refuerzos cerámicos y la necesidad de llevar a cabo complejos métodos metalúrgicos de incorporación de esos refuerzos cerámicos a la aleación de aluminio, como explica Lorena Fernández, ingeniero de Minas, investigadora del ITMA y responsable del proyecto. “La empresa pretende vender esa aleación de aluminio a las fundiciones”, explica Fernández.

Un buen precedente se encuentra en Australia, donde ya funciona una patente que se dedica a hacer material para frenos de disco de automoción. La alta resistencia del composite resulta ideal para un equipamiento de alta fiabilidad, una de las piezas clave en el automóvil, como resaltan los científicos. “Lo que queremos conseguir no es exactamente un aluminio, es una aleación reforzada con esas cenizas volantes que suplantan a las partículas cerámicas, que son muy caras”, aclara Fernández.

Noticia relacionada: Aerolínea recicla uniformes y hace fibra aislante

Para demostrar la rentabilidad de las cenizas, la investigadora aporta como dato que fabricar un composite con un 30 por ciento de material cerámico, como carburo de silicio, sale por 1,34 dólares la tonelada. En cambio, el composite en el que se trabaja en Asturias, con un 30 por ciento de cenizas volantes en su composición se obtiene por 0,79 dólares la tonelada, gracias a la sustitución de materiales cerámicos por los restos sólidos generados en las centrales térmicas de carbón. El proyecto comenzó a desarrollarse a finales de 2013 y culminará al término de este año. Más adelante, los científicos pretenden llevar a cabo una nueva fase para probar la aplicación práctica del material.

 

Visto en La Nueva España

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas