Sociedad

Retratos: mujeres albanesas eligen vivir como hombres

Se da un curioso fenómeno en una remota porción del territorio balcánico: las Burrneshasor, o Vírgenes Prometidas, representan un sector de la población femenina de Albania que elige librarse de las restricciones opresivas impuestas a su género para vivir como hombres.

 

 

La fotógrafa Jill Peters fue quien se enteró del caso, y así se acercó a estas poblaciones, donde se encontró con valientes mujeres que eligen transformarse completamente para vivir como hombres, con la intención de “preservar su honor”.

La tendencia no sería nueva, sino que data del siglo XV, cuando un número de tribus impuso un código legal llamado el Kanun. Dicha ley establecía que la mujer no tiene voluntad propia, sino que pertene a su marido. La fuerza de esta tradición arcaica sigue hasta el día de hoy, y para resistirse a esa opresión, las mujeres – que no pueden votar, manejar, ganar dinero o usar pantalones – eligen esta forma de resistencia: el cambio de género en aspecto y actitud.

Noticia relacionada: Alemania introduce legalmente un tercer género

Estas rebeldes albanesas buscan evitar una vida de servidumbre y sumisión, y convencidas de su voluntad renuncian tanto a su género como a su sexualidad. Al cambiar su ropa, cortarse el pelo, cambiarse el nombre y adoptar una postura masculina, ganan acceso a oportunidades que normalmente están reservadas para los hombres. Ninguna de ellas parece quejarse del sacrificio, sino que lo celebran y sostienen: poco les importa el celibato y permanecer vírgenes de por vida, porque el premio de su acto – alegan – es la libertad absoluta.

Noticia relacionada: California reconoce derechos de niños transgénero

La lucha por la independencia ha sido cada vez más fructífera para las mujeres de Albania, e incluso muchas de las burrneshas han abandonado su posición, entregándose a una vida un poco menos sacrificada. Las Vírgenes Prometidas – como se hacen llamar – restantes viven principalmente en pequeñas aldeas. Aquellas que aún eligen esa vida de sacrificio y restricciones no muestran ninguna intención de abandonar el hábito. “Albania podría elegir a una mujer de presidente pronto, pero aún así las burrneshas elegirían seguir viviendo como hombres”, comentó Peters, muy involucrada con estas mujeres.

Noticia relacionada: Tras veinte años en la Marina, se revela como mujer

La decisión puede parecernos difícil de comprender, o la libertad detrás de esta determinación puede estar en duda, pero debemos reconocer que donde hay convicción hay una identidad en juego, y que es importante celebrar que cada ser humano elija ser como quiera, sin que otros se entrometan en el camino de su deseo.

Visto en Huffington Post

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas