¡WOW!

¡Retratan su amor al estilo Guerra de las Galaxias!

La obsesión de un matrimonio con La Guerra de las Galaxias (y sobre todo con los legendarios stormtroopers, esos soldados maléficos con cascos blancos) los llevó a una aventura romántica intergaláctica… o al menos así lo aparenta.

 

Red y Jonny Evans son originarios de Caledonia, Ontario, en el bellísimo país de Canadá. Ambos rondan los treintipico y en el año 2006 ataron su lazo de amor en sagrado matrimonio. Sagrado de la Iglesia hacia adentro, porque una vez de luna de miel, cuando la parejita se hizo una escapa a las Cataratas del Niágara, la única religión para estos dos (además de los arrumacos) pasó a ser la famosa saga de George Lucas. Y así, homenajeando a La Guerra de las Galaxias, Red y Jonny se sacaron su primer foto con cascos de stormtroopers, cuya traducción al español sería algo así como “guardias de asalto” (mucho más aburrido). Bah, los soldados blancos que pululan por la Estrella de la Muerte, para decirlo claramente.

Pero la cosa no quedó ahí, y la parejita siguió explorando su obsesión artística, ampliando su bizarra colección, sacaándose fotos con los cascos en playas durante vacaciones como en la nieve, en la consulta al doctor del mismo modo que en galerías de arte moderno. Los confesos fanáticos de La Guerra de las Galaxias ostentan ahora centenares de fotos portando los cascos blancos de los centuriones más fieles a Darth Vader.

“Yo acababa de comprar un set de vasos de La Guerra de las Galaxias y entonces vi los cascos”, cuenta Jonny. Se excitó tanto que dejó caer la bolsa con los vasos. Avergonzado, el hombre envió a su esposa a arreglar su error. Ella regresó, triunfal, con los cascos.

Jonny, que es particularmente adepto a los malos de la saga, dice que ve en los stormtroopers a un símbolo del hombre común: “Son solo personas, conscriptos contratados por el Imperio… el tipo del montón que queda varado en una mala situación, haciendo mal un trabajo pésimo.”

“Nos encantó la idea de dos soldados imperiales enamorados luego de que el Imperio cayera, y que ambos elijan ir a vivir a un pueblito en Canadá. Para vivir vidas simples y sacarse un montón de fotos tontas de ambos, juntos, como la gente común que vive vidas comunes pero felices, para siempre”, dice, romántico, Jonny.

Todo sea por amor al otro… al arte… y a la ciencia ficción.

A continuación, una selección de los tortolitos disfrazados:

La Guerra de las Galaxias 1“¿Más jugo de naranja, mi vida?” “No, gracias, no tengo orificios por dónde beberlo, amor”

 

La Guerra de las Galaxias 2“¡Rápido, vamos a perder el tren hacia Tataouine!” “¿Y para qué nos vestimos del siglo XIX de la cabeza para abajo?”

 

Guerra de las Galaxias 3
“¿Acaso no soy la más sexy?” “Oh, sí, no sé si me excita más tu traje de baño haciendo juego o el paisaje falso de fondo”

 

Guerra de las galaxias 4
“Te besaré, te… momento: no había stormtroopers mujeres en La Guerra de las Galaxias…” “¡No importa, amor, rápido que me caigo!”

 

Guerra de las galaxias 5
“¡Feliz Navi-ñoño-dad, cielo!” “Felicidades… qué lástima que no le compramos un casquito a nuestro perro Luke”
Guerra de las galaxias 6
“¡Mira, cariño, soy como esos refrigeradores que escupen hielo… Un refrigerador espacial con corbata!”

 

Guerra de las galaxias 7
“Sí, doctor… me duele un cable en la entrepierna… jeje, soy una soldado traviesa”
Guerra de las Galaxias 8
“Nada como un casco blanco para protegerse del sol del mediodía”

 

Guerra de las Galaxias 9
“Los cuadros están bastante bien, pero no hay nada como La Guerra de las Galaxias… ¿Dónde está la sección de George Lucas?”

 

Guerra de las Galaxias 10
“Aquí empezó todo… ¡La Tierra de la ficción! Aquí nadie nos va a mirar raro” “Es cierto, mi amor, ¡Feliz aniversario!”
Visto en Daily Mail y Wired

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas