Sociedad

Republicanos apoyan la naturalización de inmigrantes

Prominentes legisladores republicanos se pronunciaron el miércoles a favor de que inmigrantes sin papeles puedan optar a la naturalización como parte de una reforma integral, en lo que aparenta ser un acercamiento a sus colegas demócratas.

 

El representante Beto O'Rourke, demócrata por Texas, aparece junto a dirigentes de zonas fronterizas, activistas de derechos humanos y residentes, para referirse a la reforma migratoria

El representante Beto O’Rourke, demócrata por Texas, aparece junto a dirigentes de zonas fronterizas, activistas de derechos humanos y residentes, para referirse a la reforma migratoria

El presidente del comité judicial, Bob Goodlatte, y el legislador nacido en Puerto Rico Raúl Labrador expresaron en eventos separados que los inmigrantes sin papeles podrían optar a la residencia permanente -paso previo a la naturalización- una vez que obtengan un estatus provisional al aportar sus datos biométricos a las autoridades.

“Tener un sistema en el que tienes un estatus legal y luego tienes otra oportunidad, ya sea por vínculos laborales o familiares, de poder legalizar tu estatus en el futuro, esas son buenas oportunidades que podríamos evaluar”, dijo Goodlatte durante un desayuno en el diario Christian Science Monitor.

Goodlatte también se refirió a la posibilidad de eliminar la prohibición de volver a Estados Unidos durante 10 a años a quienes permanezcan sin papeles durante tres años.

“Si abordar algún tipo de reforma de ese aspecto puedes brindar a la gente una oportunidad que no tienen ahora”, indicó.

Labrador por su parte indicó que “podemos decir en la legislación que antes de que alguien reciba beneficio alguno, estas metas objetivas deben alcanzarse. Si no se alcanzan, nadie comienza a recibir beneficios”, refiriéndose a las condiciones de los republicanos para aumentar la seguridad fronteriza.

“Ya que el presidente (Obama) tiene una amnistía migratoria de facto, asegurémonos de que el Congreso haga algo para crear un sistema que funcione”, indicó el ex abogado migratorio refiriéndose a la suspensión vía administrativa de las deportaciones de algunos inmigrantes menores de 30 años que emitió la Casa Blanca el año pasado.

“Estoy tratando de comunicarme con la Patrulla Fronteriza y preguntarles cuáles indicadores objetivos necesitan ver en un proyecto de ley para que se sienta cómodo de que podrá contar con las herramientas necesarias para aplicar las leyes”; agregó. “En esto es que los conservadores podemos realmente salir ganando en este debate”.

Ambos legisladores se habían pronunciado categóricamente en contra de cualquier manera para que los inmigrantes sin papeles se naturalicen.

Goodlatte preside el comité judicial, que debe someter a votación cualquier proyecto de ley que surja del grupo bipartidista que negocia en secreto un proyecto de ley de reforma en la cámara baja.

Labrador integra también el comité, y sus copartidarios se han referido a él como líder conservador en las negociaciones sobre inmigración.

Las negociaciones en la cámara baja coinciden con un grupo bipartidista de ocho senadores que planea tener un proyecto de ley de reforma migratoria en marzo.

La propuesta del Senado busca condicionar la opción a la naturalización a una certificación de que la seguridad en la frontera ha aumentado, en una espera que ellos estiman de 10 años, la cual es excesiva según activistas.

El presidente Barack Obama espera firmar una reforma migratoria durante el primer semestre del 2013, y ha dicho que si no ve un progreso satisfactorio en el Senado presentará una propuesta propia.

Visto en: El Nuevo Herald

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas