¡WOW!

Reo ingresa a carrera de ingeniería con puntaje más alto

Sebastián Arancibia, uno de los 1.236 convictos que rindieron la Prueba de Selección Universitaria en Chile, quedó seleccionado en primer lugar para la carrera de Ingeniería en Ejecución en Minas de la Universidad de Santiago.

 

Arancibia (izq.), felicitado por el Ministro de Minería chileno

Arancibia (izq.), felicitado por el Ministro de Minería chileno

 

Trabajó como panadero, hizo un curso de literatura y ahora es monitor de imprenta. Sebastián Arancibia Rojas (25) es un reo del Centro de Educación y Trabajo Metropolitano que durante las tardes del año pasado preparó la Prueba de Selección Universitaria (PSU), un examen obligatorio para ingresar a cualquier carrera en Chile, y esahora el primer seleccionado en Ingeniería en Ejecución en Minas de la Universidas de Santiago (Usach).

Noticia relacionada: Esperanzadora prisión ecológica en Chile

Arancibia sacó un promedio de 719,4 puntos en las cuatro disciplinas evaluadas (Lenguaje y Comunicación; Matemáticas; Historia y Ciencias Sociales; y Ciencias), con un pico de 850 puntos, el máximo posible. Luego confesó que para él fue esencial obtener el permiso para asistir a un centro de estudios preuniversitarios mientras estaba cumpliendo su condena. Actualmente tiene el beneficio de salida de fin de semana. Durante este período, decidió replantearse sus objetivos y cambiar su vida.

“Estaba buscando una vía para salir de esto. Puse un plan en marcha para terminar mi educación media, que no la había terminado y me puse la meta de salir estudiando de aquí y hasta el momento, lo estoy consiguiendo”, explica. Hoy en día trabaja en un taller de imprenta, donde es monitor de empaste y se encarga de enseñarle a los principiantes el oficio, mientras de fondo la radio los acompaña.

Noticia relacionada: Fomentan la cultura en las cárceles de Tucumán

La preparación del PSU fue un proceso paulatino. Asistió al preuniversitario y estudió por su cuenta, porque “la educación del penal no fue suficiente”, pero trabajó duro para lograr su meta. “Había veces que me daban ejercicios en el preuniversitario y no sabía cómo resolverlos. Era capaz de quedarme la noche entera viendo cómo solucionarlos”, ejemplifica Arancibia.

Pero su esfuerzo le dio frutos: gracias a su puntaje, se adjudicó la beca Bicentenario. “Cuando la gente se va incorporando paulatinamente a la sociedad, a través de actividades relacionadas con la educación y el trabajo, las posibilidades de reinsertarse son muchísimo más altas”, explicitó al respecto el subsecretario de Justicia chileno, Sebastián Valenzuela.

Un grandísimo ejemplo, inspirador y esperanzador para la sociedad entera.

Visto en La Tercera

Agradecemos a Claudia Bustamante por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas