Entretenimiento

Pura tinta: colosales dibujos de Manabu Ikeda

El artista japonés Manabu Ikeda se propuso una tarea aparentemente imposible: rellenar hasta el último centímetro de inmensas hojas de papel con detalladísimos dibujos, que construyen mundo abismales e hipnóticos. Estamos ante la tradición de ilustradores japoneses en su máxima expresión, una devastadora evidencia de creatividad y dedicación.

 

 

Una hoja de papel más grande que un hombre y una diminuta lapicera de acrílico, las dos aristas del profuso mundo de Manabu Ikeda. Con la única ayuda de sus manos y su mente, y apelando a toda la concentración japonesa, cada trabajo le lleva incontables días. Pero el suyo no es un trabajo ligero ni pasatista: se trata de la obra de un virtuoso, de un artista entregado a la búsqueda de la perfección y el detalle. Pero llamarla un obsesivo sería faltar a la verdad, dado que que Ikeda es una bomba de creatividad, que esparce esa magia secreta en cada rincón de su lienzo.

El japonés dibuja al menos ocho horas diarias, dedicando atención a pedacitos de diez centímetros cuadrados por vez, hasta completarlos. Una única pieza puede llevarle años. En sus dibujos encontramos algo de la arquitectura tradicional japonesa, mezclada con rañices gigantes de árboles, avasallados por bandadas de pájaros y peces que se imponen sobre las aguas o la atmósfera, los cuales acaban delineando un fresco que resulta a la vez múltiple y coherente. Pero Ikeda no trabaja con un diseño global en mente, sino que desconoce en qué acabará. Explora cada trabajo orgánicamente, día a día, mientras va progresando en cada pequeña área de su cuadro.

Noticia relacionada: Retratos hechos con mapas militares

“Derretimiento”, su obra más reciente, explora el después de los terremotos que afectaron a Japón en 2011, y se estuvo exponiendo en el Museo de West Vancouver. Su siguiente trabajo comenzará sobre un hoja de papel de 3 metros por cuatro, y el artista calcula que le llevará unos tres años finalizarlo. Premio a la paciencia y al entendimiento de que la vida transcurre hoy y aquí, y que hay que seguir dibujando.

Aquí les ofrecemos (en inglés) el análisis de una de las obras de Ikeda, llamada “Ascenso y caída”, por parte de Joe Earle, un curador y galerista especializado en arte japonés:

 

 

Visto en Hi Fructose

Agradecemos a Ezequiel Baril por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas