¿Es o No es?

Puerto Rico pone límites a la educación hogareña

Cada vez son más las familias que eligen educar a sus hijos en casa, pero el Estado decidió reglamentar esta práctica. Los padres piden libertad para criar a sus hijos a gusto. ¿Está bien la medida estatal o deberían dejar a las familias manejar la educación a su gusto?

 

Buendiario-homeschooling-puerto-rico-debate

 

El Proyecto 793 del Senado de Puerto Rico impulsa la reglamentación del “homeschooling”, o enseñanza en casa. Padres y madres que educan a sus hijos en el hogar se movilizó hasta el Capitolio para manifestarse en contra de la medida, que apunta a controlar de alguna manera aquello que ocurre fuera de ámbitos públicos como son las escuelas. De ahí el debate entre lo privado y lo público.

El senador Cirilo Tirado es quien firma la medida, que a su vez es el quinto intento de la asamblea legislativa por regular la educación en el hogar en la isla norteamericana. Se propone la creación de un Comité Reglamentario de la Educación en Casa que integrarán representantes del Departamento de Educación, del Consejo de Educación de Puerto Rico y de padres o tutores que han optado por esta alternativa educativa. El comité tiene la facultad de redactar un manual de procedimientos.

La polémica surge de que quienes practiquen la educación en el hogar deberán, además, juramentar cada año una declaración de intención, en la que se incluya un resumen de la instrucción que se le impartirá a cada niño. El Consejo de Educación de Puerto Rico estará a cargo de garantizar que la práctica satisfaga las necesidades educativas mínimas.

El portavoz del Movimiento de Familias Pro Defensa de la Educación en el Hogar, José Sánchez, expuso que no hay necesidad de regular una práctica que, a su juicio, ha sido exitosa. “Nos oponemos a cualquier tipo de regulación. Conociendo cómo el Gobierno funciona, sabemos que van a desnaturalizar el proceso, que van a tratar de estandarizar la educación en el hogar, y eso destruiría la creatividad en la que se basa esta práctica”, señaló Sánchez. Sus hijos, educados en esta práctica son hoy un ingeniero graduado del Recinto Universitario de Mayagüez y una estudiante de maestría en Ciencias en Anestesia.

El otro miedo de los padres es que se les cobre un impuesto. “Nos van a cobrar por un trabajo que estamos haciendo nosotros, a pesar de que pagamos contribuciones que van al Departamento de Educación y que no estamos pidiendo que nos devuelvan”, enfatizó Sánchez, quien se basó en el derecho constitucional a la privacidad para oponerse también a que el Estado investigue el ambiente en el hogar para asegurar que los niños educados en casa estudien libres de drogas y alcohol. “El Estado no puede estar interviniendo en nuestras casas cada vez que quiera. Solo cuando haya una evidencia de maltrato o negligencia”, postuló.

Por otra parte, Sánchez expresó que “cuando el Gobierno pueda garantizar que el Departamento de Educación les está ofreciendo a los niños del país una educación adecuada, pues entonces podría pensar en evaluar el homeschooling, una alternativa por la que hemos optado muchos padres velando por el mejor interés de nuestros hijos”. Se espera a continuación que el presidente del Senado de Puerto Rico, Eduardo Bhatia, reciba a los padres representantes, para que estos expliquen su postura.

¿Qué opinan? ¿Está bien que el Estado regule todos los aspectos de la educación nacional o debe respetar la decisión de los padres que prefieren educar en su ámbito privado?

Visto en Primera Hora

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas