Mundo

Prisioneros trabajan para reducir sus sentencias

En Brasil, los reclusos reducen sus sentencias confeccionando prendas de vestir y muñecas de croché, pedaleando en bicicletas fijas y leyendo libros.

 

El objetivo es que los reclusos aprendan, se ocupen en una nueva profesión y al mismo tiempo, tengan la oportunidad de reducir sus sentencias,alivianando así el problema de la sobrepoblación en el sistema penitenciario.

 

Confeccionando ropa y muñecas de croché

prisioneros tejiendo para reducir su sentencia

Prisioneros tejiendo para reducir su sentencia

En la Prisión de Máxima Seguridad Professor Ariosvaldo de Campos Pires, en Minas Gerais, Brasil, los reclusos confeccionan ropa tejida con dos agujas y al croché para la marca Doisélles.

Más de cinco mil reclusas han participado en este proyecto en tres cárceles de São Paulo. Además de reducir sus sentencias, las mujeres ganan una asignación mensual de R$ 466,50 (US$ 229,65), equivalente a tres cuartos del salario mínimo de Brasil.

Andrea Regina sentenciada a 11 años por narcotráfico

Andrea Regina sentenciada a 11 años por narcotráfico

Cuando la diseñadora Raquell Guimarães creó la marca de croché y tejidos Doisélles, tuvo problemas para encontrar mano de obra calificada. Así que decidió enseñar el oficio a un grupo de personas que quisieran aprender algo nuevo y que tuvieran tiempo para hacerlo, lo que la llevó a la prisión en 2007.

“He aprendido a hacer muñecas, delantales y bolsos”, dice Andrea Regina, de 36 años, quien fue sentenciada a once años de cárcel por cargos de narcotráfico. “Lo mejor es que puedo ayudar a mi familia con el dinero que gano con mi trabajo”.

Libros en la cárcel

El proyecto “Redención por la Lectura” fue introducido en 2009 en la Penitenciaría Federal de Catanduvas y tiene como meta ayudar a los prisioneros a mejorar su comprensión del mundo y a reintegrarse a la sociedad.

A los prisioneros se les da entre 21 y 30 días para leer cada libro. Luego escriben una reseña que es analizada por un comité de especialistas y las sentencias son reducidas en cuatro días por cada libro que lee un prisionero.

“Los libros tienen el poder de sacarnos de este lugar y ayudarnos a mejorar nuestra autoestima”, afirmó Luciano de Freitas, de 39 años, sentenciado por cargos de robo y conspiración criminal y que hasta la fecha, ha reducido su sentencia en 30 días.

Pedaleando para iluminar la avenida

prisioneros pedalean para reducir su sentencia

prisioneros pedalean para reducir su sentencia

En la Prisión de Santa Rita do Sapucaí, los reclusos pedalean en bicicletas fijas para iluminar una de las principales avenidas de la ciudad.

Un juez local, José Henrique Mallmann, tuvo la idea después de ver gimnasios en Estados Unidos donde la gente genera electricidad pedaleando en bicicletas estacionarias.

“Se trata de un método para generar energía limpia y sustentable, pero nunca se había implementado en una prisión”, afirma el director de la prisión, Gilson Silva. “La combinación es perfecta debido a que la prisión con una fuente importante de mano de obra ociosa”.

Ellos trabajan en grupos ocho personas y cada recluso se turna para pedalear por aproximadamente 15 minutos durante turnos de ocho horas.

Por medio de esta iniciativa, los reclusos reducen sus sentencias, ya que por cada tres días que pedalean se les quita un día de sus penas, a la vez que iluminan una sección de la Avenida Beira Rio que estaba a oscuras.

Visto en Infosur hoy

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas