Sociedad

Primera película keniata con temática gay

“¿Cómo se convierte a alguien en gay?”, se pregunta Jim Chuchu en el primer filme que habla abiertamente sobre la homofobia en Kenia.

 

Buendiario-film-gay-kenia

 

La película, prohibida con la excusa de que promueve la homosexualidad, se empezó a rodar ya hace más de un año. Lamentablemente, su prohibición no sorprende demasiado al director, “es algo que nunca se había hecho antes, así que mucha gente nos dijo que sería restringida. La única forma de averiguarlo era haciéndolo“.

En los últimos años la comunidad LGBT (gays, lesbianas, bisexuales y transexuales) empezó a protestar por las estrictas leyes que penan las relaciones entre personas del mismo sexo en 38 países de África Subsahariana (incluso hasta con pena de muerte). Sin embargo, “hay muy pocas películas filmadas por africanos sobre este asunto. Nosotros queríamos ser parte de ello“, explica Chuchu.

Noticia relacionada: África: inventan cine que funciona con energía solar

 

Con una mezcla de arte y militancia, “Stories of Our Lives” (Historias de Nuestras Vidas), declara la guerra a una sociedad moralista. Se suma así, a la corta lista de películas gay genuinamente africanas. El filme muestra la dura vida del colectivo, que es castigadocon hasta 14 años de cárcel.

Aún así, y a pesar de los elogios recibidos en Toronto, la Comisión de Clasificación de Películas keniana no autorizó su exhibición. Dicen que “promueve la homosexualidad, lo que es contrario a nuestras normas y valores nacionales“.

Noticia relacionada: ONU lanza campaña mundial por igualdad de derechos LGBT

El cineasta advierte que “la forma en que una sociedad trata a sus minorías dice mucho de sí misma“. Los actores, cuya identidad permanece protegida, protagonizan historias reales que la comunidad gay vive a diario en Kenia, e intentan demostrar un prejuicio extendido – que la homosexualidad es “antiafricana”.

Aún sin la posibilidad de ver la película en cine, Internet o de forma clandestina, la conversación en redes sociales se ha iniciado. ¿Será éste el puntapié para un cambio de fondo? ¿Cuánto faltará para que estos temas puedan ser tratados con libertad en el continente africano?

Visto en El Espectador

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas