Sociedad

Premian proyectos de integración educativa para minorías

Se celebró la Cumbre Mundial para la Innovación Educativa y se galardonaron a novedosas propuestas de Arabia Saudita, Canadá y Nueva Zelanda.

 

Buendiario-premios-wise-educacion

 

Arabia Saudita: la promoción del interés por la ciencia

En Khobar, al este de Arabia Saudita, donde están los mayores pozos y refinerías de petróleo, un proyecto busca impulsar el aprendizaje. Aramco, la empresa líder en producción de petróleo de Arabia Saudita, colaboró con el ministerio de Educación en un programa dirigido a 50.000 estudiantes llamado Juventud Ithra. Está diseñado para que los estudiantes participen en experimentos científicos con métodos de laboratorio en un ambiente divertido. Cada semana un grupo de profesores visitan dos escuelas públicas diferentes en diferentes partes del reino. Ispark es uno de los muchos talleres que funcionan en esta escuela de educación secundaria en Ras Tanoura. Los instructores quieren crear un vínculo emocional entre los estudiantes y las ciencias gracias a modelos centrados en los alumnos y sus trabajos experimentales.

Canadá: tutores para evitar el fracaso escolar

Scarborough está a 20 minutos de Toronto, pero bien podría estar en la un país del tercer mundo vista su desolación y abandono. Edificios deteriorados, pobreza, todo son obstáculos; incluso los dos dólares y medio del billete del autobús resultan caros para las familias que luchan por sobrevivir en este barrio. La asociación cívica, Pathways, guías, ofrecen apoyo, asesoramiento, y sobre todo tutorías personalizadas con mentores individuales para niños en riesgo de exclusión y fracaso escolar. Todo ello gratis. La idea es ayudar a familias que a menudo no hablan inglés, a comprender cómo funciona el sistema educativo canadiense. Puede que no sepan qué necesitan para acceder a la Universidad. Cuando Pathways abre un centro en un barrio, casi todos los niños se matriculan. La tasa media de matriculación en todos los centros es del 81%.

Nueva Zelanda: fin de la discriminación educativa maorí

Los indígenas maoríes de Nueva Zelanda han estado fuera del sistema educativo durante 150 años. Como grupo, tienen más problemas de integración, menores niveles de éxito académico y mayor abandono temprano de la escuela que el resto de la población. Sin embargo, un proyecto que se aplica en 50 institutos del norte de la isla está revirtiendo esta tendencia. Russell Bishop ideó el programa llamado te Kotahitanga hace 12 años después de llegar a la conclusión de que lejos del fracaso escolar maorí, eran las escuelas las que fallaban a los maoríes, ya que no los integraban. Ahora eso puede cambiar.

Visto en Euronews

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas