Buen Samaritano

Policía invita desayuno a niño y encuentra a su familia

Un oficial decidió comprarle comida a un chico que estaba en la calle. Mientras comía, el policía investigó y descubrió que el niño estaba perdido hacía dos años.

 

buendiario-Policia-invita-desayuno-nino-encuentra-familia

 

Su ropa estaba sucia y rota. Temblaba de frío. Su mirada estaba perdida. El sargento de la Policía Federal Argentina Walter López se acercó hasta donde estaba el niño y lo invitó a desayunar en una confitería de Palermo. El menor le contó que era de Caseros, en el partido de Tres de Febrero y que no sabía dónde estaban sus padres.

El policía, mientras el niño desayunaba, fue hasta un locutorio y entró en la página de Internet de Missing Children, allí descubrió que el menor estaba perdido desde hacía dos años, por lo menos. Según informaron fuentes del caso, el hecho sucedió en avenida Santa Fe y Fitz Roy, en Palermo, donde el sargento López cumplía tareas de prevención y vigilancia de una sucursal del banco Santander Río.

Noticia relacionada: ONG saca a niños huérfanos de la calle gracias al fútbol

“El niño estaba sentado en la puerta de un comercio y como era una mañana de baja temperatura temblaba de frío. Estaba vestido con ropa en muy mal estado”, explicó a la nacion una fuente del Ministerio de Seguridad. Entonces el sargento López decidió acercarse para preguntarle cómo se llamaba y qué estaba haciendo en la calle. El niño le respondió que su nombre era Lautaro, que tenía 11 años, que era de la zona de Caseros y que no sabía donde estaban sus padres.

Lautaro también le dijo al uniformado que aún no había desayunado. El sargento López decidió invitarlo con un café con leche en una confitería de la zona. Como habían entrado en confianza, el niño le contó al policía su nombre completo: Lautaro Agustín Palacios.

“Desde el lugar, por medio del Departamento Federal de Emergencia, el sargento López solicitó la cooperación de personal superior, quienes tomaron conocimiento de la novedad, encausando las acciones pertinentes para estos casos”, explicaron fuentes policiales. Después, López llevó al niño hasta la comisaría 31a. donde se iniciaron actuaciones Ley 114, con intervención del Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del gobierno porteño.

Noticia relacionada: Fotógrafo cumple el sueño de un niño

Mientras estuvo en la comisaría 31, Lautaro almorzó dos platos de fideos con salsa de tomate y como postre comió dos alfajores. Después, funcionarios del Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes que llegaron a la seccional policial se llevaron al niño al hogar de menores La Boquita, en California al 600, en el barrio de La Boca.

Pero no sería la primera vez que se pierde, según las redes sociales Facebook y Twitter, el 21 de marzo de 2012 había desaparecido después de tomar un colectivo de la línea 181 hacia Ramos Mejía. Ese día estaba vestido con una remera blanca verde, short blanco y calzaba zapatillas blancas sin cordones. Un mes después, en Twitter se anunció que había sido encontrado. Pero, al poco tiempo se perdió otra vez. Hasta que el sargento López lo invitó a desayunar para mitigar el hambre y el frío.

Visto en La Nación

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas