Entretenimiento

Escritora vuelve reales grandes platos de la literatura

Dinah Fried, diseñadora y escritora, decidió fotografiar cómo serían los platos de comida en obras de literatura famosas. ¡Deliciosa cultura!

 

buendiario-comidas-literarias1a

La campana de cristal, Sylvia Plath
“Él me enseñó a comer aguacates derritiendo jalea de uvas y aderezo para ensalada en un sartén…”

 

La relación entre la literatura y la comida no es nada nueva. Pero sí es original la idea de Dinah Fried, una diseñadora y escritora que se interesó por las comidas particulares de ciertas obras literarias de los últimos 200 años.

En su libro Fictitious Dishes: An Album of Literature’s Most Memorable Meals (“Platos ficticios: un álbum sobre las comidas más memorables de la literatura”), intenta recrear varios de los platos descritos en distintos libros. Cada foto está acompañada por el pasaje en el que es nombrada la comida.

Noticia relacionada: Cut Food: el fascinante interior de las comidas

Mirá las fotos:

 

El guardián entre el centeno, J.D. Salinger

El guardián entre el centeno, J.D. Salinger
“Cuando no como en casa, generalmente tomo a mediodía un sandwich de queso y un batido. No es mucho, ya sé, pero el batido tiene un montón de vitaminas.”

 

Alicia en el país de las maravillas, Lewis Carroll.

Alicia en el país de las maravillas, Lewis Carroll.
“Alicia miró alrededor de la mesa, pero allí no había nada más que té”.

 

En el camino, Jack Kerouac "Hacia las tres de la tarde, después de un pastel de manzana y un helado en un puesto junto a la carretera, una mujer se detuvo por mi en un pequeño cupé. "

En el camino, Jack Kerouac
“Hacia las tres de la tarde, después de un pastel de manzana y un helado en un puesto junto a la carretera, una mujer se detuvo por mi en un pequeño cupé. “

 

El Gran Gastby, F. Scott Fitzgerald"Los jamones curados se amontonaban junto a ensaladas de arlequinados dibujos, tocinitos de pastelería y pavos de un atractivo color dorado, que se sucedían en las mesas de buffet adornadas con relucientes tentempiés."

El Gran Gastby, F. Scott Fitzgerald
“Los jamones curados se amontonaban junto a ensaladas de arlequinados dibujos, tocinitos de pastelería y pavos de un atractivo color dorado, que se sucedían en las mesas de buffet adornadas con relucientes tentempiés.”

 

Moby Dick, Herman Melville"Al estar agudizados nuestro apetitos por la gélida travesía, y en particular, al ver Queequeg su alimento favorito de pescado ante sí, y estar el chowder sobremanera excelente, lo despachamos con gran diligencia…"

Moby Dick, Herman Melville
“Al estar agudizados nuestro apetitos por la gélida travesía, y en particular, al ver Queequeg su alimento favorito de pescado ante sí, y estar el chowder sobremanera excelente, lo despachamos con gran diligencia…”

 

La metamorfosis, Franz Kafka“Había vegetales viejos, medio podridos, huesos de la cena de la noche, cubiertos con una salsa blanca que se había endurecido, unas pocas pasas de uva y almendras, unos trozos de queso que Gregor había declarado incomibles hace dos días, un bollo de pan seco y algo para untar con manteca y sal...”

La metamorfosis, Franz Kafka
“Había vegetales viejos, medio podridos, huesos de la cena de la noche, cubiertos con una salsa blanca que se había endurecido, unas pocas pasas de uva y almendras, unos trozos de queso que Gregor había declarado incomibles hace dos días, un bollo de pan seco y algo para untar con manteca y sal…”

 

Pánico y locura en Las Vegas, Hunter S. Thompson“Cortó el pomelo en cuartos ... luego en octavos. ..  entonces dieciseisavos”

Pánico y locura en Las Vegas, Hunter S. Thompson
“Cortó el pomelo en cuartos…luego en octavos…entonces dieciseisavos”

 

Oliver Twist, Charles Dickens“Tan niño como era, desesperado por el hambre, e imprudente por la miseria, se  levantó de la mesa y avanzó hacia el mandamás, plato y cuchara en mano dijo algo  que alarmó a su propia temeridad… ‘Por favor señor, quiero un poco más’”.

Oliver Twist, Charles Dickens
“Tan niño como era, desesperado por el hambre, e imprudente por la miseria, se levantó de la mesa y avanzó hacia el mandamás, plato y cuchara en mano dijo algo que alarmó a su propia temeridad… ‘Por favor señor, quiero un poco más’”.

 

Matar a un ruiseñor, Harper Lee"'Santo Dios vivo, Calpurnia, ¿qué es todo esto?', Atticus tenía la mirada fija en plato de desayuno. 'El papá de Tom Robinson le ha enviado ese pollo esta mañana. Yo lo he guisado.' 'Dile que me siento orgulloso al recibirlo; apuesto a que ni en la Casa Blanca desayunan con pollo.'"

Matar a un ruiseñor, Harper Lee
“‘Santo Dios vivo, Calpurnia, ¿qué es todo esto?’, Atticus tenía la mirada fija en plato de desayuno.
‘El papá de Tom Robinson le ha enviado ese pollo esta mañana. Yo lo he guisado.’
‘Dile que me siento orgulloso al recibirlo; apuesto a que ni en la Casa Blanca desayunan con pollo.'”

 

Los hombres que no amaban a las mujeres, Stieg Larsson"Ella improvisó algunos vendajes y cubrió la herida. Luego sirvió el café y le pasó un sandwich. ‘No tengo hambreI’, dijo él. ‘No me importa, comé’, ordenó Salander, dando un mordisco a su sandwich de queso".

Los hombres que no amaban a las mujeres, Stieg Larsson
“Ella improvisó algunos vendajes y cubrió la herida. Luego sirvió el café y le pasó un sandwich. ‘No tengo hambre’, dijo él. ‘No me importa, comé’, ordenó Salander, dando un mordisco a su sandwich de queso”.

 

En busca del tiempo perdido, Marcel Proust "Y muy pronto, abrumado por el triste día que había pasado y  por la perspectiva de otro tan melancólico por venir, me llevé a los  labios unas cucharadas de té en el que había echado un trozo de  magdalena."

En busca del tiempo perdido, Marcel Proust
“Y muy pronto, abrumado por el triste día que había pasado y por la perspectiva de otro tan melancólico por venir, me llevé a los labios unas cucharadas de té en el que había echado un trozo de magdalena.”

 

Visto en Brain Pickings

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas