Mundo

Perú aprueba una ley que castiga el acoso callejero

Piropos, gestos obscenos y manoseos a mujeres serán penados con hasta 12 años de prisión.

 

buendiario-Peru-aprueba-ley-castiga-acoso-callejero

 

En las cárceles peruanas, la violación es el tercer motivo por el que los hombres (el 21%) cumplen condena. Un clima de vulnerabilidad persigue a las mujeres en las calles y, en particular, en el transporte público, donde los ciudadanos viajan sin poder guardar cierta distancia entre los cuerpos. Por eso, el Congreso peruano acaba de aprobar una ley contra el acoso sexual en espacios públicos. La próxima semana, durante el debate de modificaciones del Código Penal, precisará las sanciones para este delito, que podrían llegar hasta 12 años de prisión. Los piropos, los gestos y los tocamientos serán sancionados.

La ley define el acoso sexual como la “conducta física o verbal de naturaleza sexual en contra de otra que no desea o rechaza”. “Quizá algunos estén pensando que un piropo no le hace daño a nadie, pero suele ser el primer paso que abre la puerta a actos de violencia más graves porque refuerza el estereotipo de que la mujer es un objeto sexual”, comentó la congresista por Cusco Verónika Mendoza durante la sesión en que el Legislativo aprobó la norma por 76 votos a favor, cero en contra y dos abstenciones. El Parlamento peruano está formado por 130 miembros.

Noticia relacionada: Mujeres italianas combaten la violencia de género

Sin embargo, el parlamentario Martín Belaunde Moreyra fue ridiculizado en las redes sociales por sus expresiones en la misma sesión, pues alegó riendo: “¡Vamos a tener las cárceles llenas de delincuentes por el terrible delito de mirar con persistencia a una bella mujer! ¿Qué vamos a hacer en la playa cuando miremos maravillosos bikinis?”.

El proyecto de ley fue presentado en julio de 2014 por la congresista Rosa Mavila, de la bancada Frente Amplio-Acción Popular, con el apoyo del colectivo ciudadano Paremos el acoso callejero, que tiene más de 40.000 seguidores en Facebook, y que inició en 2012 como un observatorio (registro) ciudadano de esta práctica de agresión a las mujeres, en su mayoría jóvenes. El Observatorio fue luego tomado como referencia para experiencias similares en Colombia y Chile.

En 2013, una encuesta del observatorio contra el acoso, reveló que siete de cada 10 mujeres (de 18 a 29 años) consultadas en regiones había sido objeto de esta agresión, mientras que en Lima Metropolitana las víctimas eran nueve de cada 10.

 

Visto en El País

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas