Sociedad

Personas con discapacidad reclaman asistencia sexual

La sexualidad en personas con discapacidad parece ser un tema tabú en todas partes, pero algo en Francia comienza a cambiar: cada vez más personas levantan la voz, pidiendo a las autoridades que legalicen a la figura del “sustituto” sexual – eufemismo para hablar de la prostitución -, alegando que el sexo es un derecho para todas las personas por igual.

 

buendiario francia asistencia sexual a personas con discapacidad prostitucion sustitutos lagalizacion 2

Laetitia Rebord, de Grenoble, quiero gozar como todos

 

“Una persona con discapacidad es generalmente vista igual que a un niño. Inevitablemente, niño y sexo no van de la mano”, explica Laetitia Rebord, de 31 años, confinada a una silla de ruedas. La mujer, oriunda de Grenoble, Francia, es virgen, y alega que su restricción motriz le ha impedido tener una vida sexual activa. Rebord asegura que, más allá de sufrir parálisis de gran parte de su cuerpo, tiene sensaciones físicas agudas, pero que no ha logrado explorarlas ni con amigos ni con amigos de amigos.

Rebord alega que está dispuesta a pagar por sexo en otros países como Suiza o Alemania, dado que en Francia – como en casi todo el mundo – la prostitución es ilegal, aún en casos como estos. Aparentemente, gran parte del mundo aún no está preparado para ofrecer satisfacción sexual a personas con limitaciones motrices. Lo complejo es que en Francia tampoco es legal que exista un intermediario que consiga “sustitutos” sexuales para las personas que no pueden proveerselos por su cuenta.

Noticia relacionada: Nuevo símbolo de accesibilidad, más activo

En Marzo de este año, el Comité Nacional de Ética francés aconsejó al gobierno que no legalice ni la existencia de acompañantes sexuales ni de intermediarios, considerando que son “usos poco éticos del cuerpo humano con propósitos comerciales”. Las autoridades convalidaron que la asistencia sexual para personas con discapacidad es una forma de prostitución. Sin embargo, a partir de la película norteamericana “The Sessions” (2012), que plantea el despertar sexual de un hombre discapacitado, legisladores franceses volvieron a plantear el tema.

“La asistencia sexual se trata de permitirle a las personas con discapacidad que reconecten con sus cuerpos, alcanzando la satisfacción a través del acceso a la sexualidad”, comentó Pascale Ribes, fundadora del grupo Disabilidades y Sexualidades. Francia cuenta con 1,8 millones de personas con limitaciones, y varios grupos pelean porque esas personas puedan acceder a los servicios sexuales de los así llamados “sustitutos”.

Existen quienes ofrecen estos servicios ilegalmente, como Aminata Gregory, una holandesa de 66 años que se entrenó como terapeuta sexual en Suiza y que ofrece su cuerpo y saberes a hombres con discapacidad, para que se satisfagan. “Comienzo desvistiéndome sobre la silla de ruedas, para que sientan que es un juego”.

“Durante las sesiones, puedo ser amiga, amante, lo que ellos necesiten”, cuenta Gregory. “Ellos sueñan, hablan y piden, y yo les doy lo que puedo”. Lo que la mujer ofrece no es sólo sexo, sino la posibilidad de que el otro sienta que es parte de una relación normal, donde se habla y se juega.

 

buendiario francia asistencia sexual a personas con discapacidad prostitucion sustitutos lagalizacion 3

En Suiza y Alemania la ley es más comprensiva

 

En Suiza existe desde 2008 un programa de entrenamiento en asistencia sexual, creado por Catherine Agthe Diserens, una educadora que se rodeó de ex prostitutas. Brinda clases sobre discapacidad, sobre oferta sexual y sobre manejos del cuerpo. “Ofrecemos un entrenamiento atípico, que requiere preparación e intensidad”.

En Francia cada vez son más las personas que discapacidad que reclaman su derecho a la asistencia sexual, como modo de superar sus inhibiciones y de ganar confianza en sí mismos. Como Marcel Nuss, autor del libro “Quiero hacer el amor”, donde defiende la compañía de escorts para satisfacer sus necesidades sexuales, más allá de depender de un respirador. “Yo no puedo hacer nada solo. El sexo ayuda a las personas con discapacidad a reencarnar y a redescubrir su aspecto humano”.

Tanto él como Rebord creen que a la larga Francia cederá sobre los “sustituos” sexuales, aunque ambos ruegan que sea pronto, para gozar abiertamente de las posibilidades que sus cuerpos les dan.

Visto en The New York Times

5 comentarios en “Personas con discapacidad reclaman asistencia sexual”

  1. PETER dice:

    LOS SUSTITUTOS SON PERSONAS PREPARADAS, NO SON PROVEEDORES DE SEXO,

    http://forcein1.wix.com/susitutosexual

  2. luis dice:

    si alguna chica con discapacidad me quiere agregar estoy a sus ordenes
    pepe.67@hotmail.com

  3. militza dice:

    Qué tontería!
    Si el cuerpo no te da, no te da…

    Además siendo mujer, basta con poner un anuncio en una web de esas de contactos sexuales y aunque esté tirada en una cama van a ir unos cuantos a copular con ella. El hombre es así de asqueroso.

    Yo soy transexual y prostituta y a través de una agencia un tipo que apenas podía moverse me contrata… fue horrible.

    Estaba sudado, partes del cuerpo paralizadas, duras, no las podía mover. Claro no se podía duchar de nuevo.

    Quería probar sexo anal! QUé asco! Se iba a cagar encima mío.

    Es una experiencia traumática… el sexo es placer, no obligación…

    No entiendo esa necesidad de algunos humanos de intentar someter o manipular la necesidad de otros para conseguir contacto físico y eso que trabajo con sexo… pero lo veo fatal.

    Si quiero sexo me voy a una disco y ligo, o en el gym conoces alguien.

    Cómo pueden estar con alguien que no los desea? Desfiguran totalmente la esencia del sexo que es “dos personas que se atraen”

  4. Claudia dice:

    Esta nota me parece muy interesante desde varios puntos de vista. El sexo es un tema tabu y yo nunca habia pensado en las necesidades de estas personas. Que bueno que le den impoetancia y lo muestren como una buena noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas