Buen Samaritano

Padre convierte pérdida en motivo para ayudar a otros

Meses atrás Luis Vassallo perdió a su hija Delfina, de cinco años, quien desde muy pequeña se vio obligada a combatir una enfermedad conocida como leucemia linfoblástica aguda (LLA). Ella es el origen y la razón de ser de la Fundación Primeros Pasos, creada por su padre, abocada a brindar apoyo a niños que transitan procesos de enfermedad y a sus respectivas familias.

 

BuenDiario-LuisVassallo-DelfinaVassallo-FundacionPrimerosPasos

Luis Vassallo, creador de la Fundación Primeros Pasos, con su hija Delfina.

 

Delfina Vasallo nació en Buenos Aires el 16 de febrero de 2009. Fue diagnosticada con leucemia linfoblástica aguda infantil (LLA) cuando tenía tan solo 18 meses y logró vivir hasta los cinco años. Transitó su proceso de enfermedad sin perder nunca la sonrisa, contagiando a todos los que la conocieron con su energía positiva.

Durante su tratamiento Delfina fue la generadora de una de las campañas solidarias más grandes de la Argentina, “Todos por Delfina”, en la cual más de 5000 donantes voluntarios se unieron para tratar de llegar a un trasplante de médula ósea exitoso para la niña.

Luis Vasallo, padre de Delfina, es entrenador del club de rugby CASI; y también lo es Diego Montes de Oca, un médico pediatra que conocía de cerca el caso y no dudó en comprometerse de lleno con la causa. Entonces, cuándo fue necesario buscar un donante de médula ósea que fuese compatible con la pequeña, Luis y Diego unieron fuerzas y organizaron juntos tres campañas (dos en dicho club y una en el predio ferial El Dorrego).

“Cuando recayó Delfi había que hacerle el trasplante y Diego me propuso armar una campaña de donación de médula de 500 personas. Yo le dije: Estás loco, ¡no vamos a juntar ni 20!”, cuenta Luis. Pero la solidaridad y la entrega desmedida de la gente los dejó sin palabras, y los resultados superaron con creces las expectativas de ambos.

“Vivirlo te tocaba el corazón. Comprobamos que juntos como sociedad, uniéndonos, se logran cosas importantes”, afirma Luis, emocionado. Y agrega: “Fuimos testigos de algo realmente especial, casi 100 técnicos trabajando para realizar unas 250 extracciones por hora. Habiendo visto todo eso, después de que falleció Delfi, uno no podía guardarse debajo de una piedra y quedarse sin hacer nada. Tratamos de sacar lo positivo y armamos la Fundación Primeros Pasos.”

La Fundación Primeros Pasos es una institución sin fines de lucro destinada a generar conciencia social, y proveer ayuda y acompañamiento para niños que transitan procesos de enfermedad y sus familias (que por cualquier motivo no puedan costear su tratamiento o necesiten recursos para llevar adelante el mismo).

El equipo está integrado por profesionales de diversas áreas: médicos, psicólogos, abogados, escribanos, contadores, profesionales de la comunicación, acompañantes terapéuticos, empresarios y voluntarios, por supuesto. Cada quien pone su granito de arena. La institución se solventa con el aporte solidario de empresas y particulares que donan recursos, productos, servicios, tiempo y dinero.

“Es una alegría enorme ver que las intenciones que uno tiene de ayudar se reflejan en hechos concretos, eso te agranda el corazón y decís: lo que estoy haciendo sirve”, asegura Luis. Y reflexiona: “Perder un hijo es lo peor que te puede pasar. El vacío está y va a estar siempre. Pero podemos elegir si a ese vacío lo llenamos con piedras y con dolor, y nos quedamos mal, o por el contrario, si a ese vacío lo llenamos de aire y le ponemos acción, entonces nos vamos a sentir mejor. Eso es lo que estamos haciendo. Poniéndole acción, ganas y tratando de incorporar lo que nos enseñó Delfina. A mí me sirve ayudar, eso me da fuerza para seguir.”

 

 

Visto en La Nación

Nota editada por Luciana Schnitman

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas