Animales

¡Ositos se toman de las garras y bailan en círculo!

Ahí están las fotos como evidencia de un hermoso momento familiar: un grupo de ositos marrones arman una ronda y juntos bailan en el bosque… ¿Mientras el lobo no está? Su madre, cercana, parece aprovechar para hacer la siesta. ¡Ah, la calma veraniega!

 

Jugando al huevo podrido...

Jugando al huevo podrido…

 

Con apenas unos meses de vida, los hermanos – dos machos y una hembra – se la pasan fantásticamente, casi como si fueran humanos. Garra contra garra y de pie, en círculo, parecen bailar al ritmo de alguna canción de cuna humana. Casi parecieran salidos de una obra escolar, ¿No les parece? Faltaría una niñita rubia en apuros y la escena estaría completa…

 

Rueda que te rueda...

Rueda que te rueda…

 

Lo curioso es que, luego de un rato, uno solo de ellos queda en pie, como si hubiera resultado victorioso del juego. Otro, acobardado o dolido por la derrota, se trepa a un árbol, buscando la paz de la reflexión. ¿Estaremos exagerando la inetrpretación? ¿Cómo saberlo? Y mejor inventarse un poco el relato, le da cierta gracia.

Noticia relacionada: Imperdible video de un oso que baila y toca la trompeta

 

¡Un rato más, mamá!

¡Un rato más, mamá!

 

El responsable de tomar las fotos es Valtteri Mulkahainen, un maestro finlandés de 52 años, que tuvo la suerte de presenciar ese momento mágico. Aficionado a la fotografía, el hombre no podía creer lo que tenía enfrente. Las fotos fueron tomadas en Suomussalmi, al este de Finlandia, y Valtteri, oriundo de Sotkamo, no salía de su asombro: “Al verlos así, de pie, pensé que todo me lo estaba imaginando yo. Sentí que estaba en un bosque encantado, de esos que aparecen en los cuentos de hadas”.

 

¡La gran final! A todo o nada...

¡La gran final! A todo o nada…

 

Noticia relacionada: Oso picarón se roba tacho de basura gigante de restaurante

Pero no acaban allí las impresiones del retratista: “Si los osos se hubieran puesto a cantar, no me habría sorprendido, fue algo tan extraño de presenciar. Parecían niños pequeños, peleando y jugando unos con otros”, comentó. El fotógrafo también comentó que la madre se dedicó a comer, despreocupada por sus criaturas.

 

¡El campeón! Levanta las garras en celebración

¡El campeón! Levanta las garras en celebración

 

“Los ositos nacieron esta primavera. Lo lindo de observarlos es que uno ve que son muy diferentes en carácter, unos buscan pelea y otros la evitan. Pero todos ellos caminan sobre sus patas traseras, lo cual me hizo pensar en los cuentos de hadas, en osos que bailan y cantan”, cuenta Valtteri. ¿No tuvo miedo? “No me dio miedo porque saqué las fotos desde una pequeña cabaña, así que la seguridad estaba garantizada”.

 

El segundo, herido en el orgullo, huye a su refugio

El segundo, herido en el orgullo, huye a su refugio

 

Noticia relacionada: Pony bailarín gana concurso de talentos

¡Gracias, Valtteri, por tan hermoso testimonio!

Visto en Daily Mail

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas