Buen Samaritano

ONG saca a niños huérfanos de la calle gracias al fútbol

Previo al campeonato del mundo, Save the children organizó una competición que reúne en Río de Janeiro a niños y a adolescentes sin familia de 19 países.

 

Buendiario-mundial-rio-ong-ninos-calle-2

Los capitanes, unidos por una esperanza

 

Son las diez de la mañana y 14 adolescentes de Indonesia y Zimbabue juegan un partido de fútbol en las afueras de Rio de Janeiro. Las africanas vencen 7-0 a las asiáticas, pero una pelota queda suelta al borde del área y la delantera indonesia dispara con toda su alma. 7-1. Las jugadoras de ambas selecciones corren a abrazarse, celebrando el gol como si fuese de todas. Todo es alegría en una de las tres canchas de césped donde 230 chicos y chicas sin familia de entre 13 y 17 años, que crecieron en la calle hasta ser rescatados por organizaciones humanitarias, disputan la Street Child World Cup, el Mundial de los niños de la calle.

Noticia relacionada: Asociación de fútbol cambia la vida de indigentes norteamericanos

El torneo está compuesto por selecciones de jóvenes que han logrado salir de situaciones de miseria y drogadicción en las calles de todo el mundo. “Lo principal es el amor y el sentido de pertenencia; sin eso, todo se desmorona”, cuenta una vocera de Save the Children que, junto a otras ONGs locales de los 19 países participantes y sponsors como Deutsche Bank, el Príncipe Guillermo de Inglaterra, el ex futbolista David Beckham o el Papa Francisco, organiza el evento que se celebra cada cuatro años “para garantizar que los derechos de los niños permanezcan en el orden del día”, según su director de comunicaciones, Joe Hewitt.

 

Buendiario-mundial-rio-ong-ninos-calle-3

Una pasiòn, un cambio de vida

 

“Es duro ser niña de la calle porque no tienes dónde dormir, qué comer, y la sociedad no nos ve. Somos invisibles para ellos”, cuenta Valentina, de 14 años, integrante de la selección nicaragüense. Los numerosos voluntarios presentes en Rio esta semana llevan todos una camiseta azul que reza “I AM SOMEBODY” (“Soy alguien”), el lema que simboliza este esfuerzo por persuadir a Gobiernos, empresas y comunidades para que inviertan e implementen políticas de protección hacia los niños de la calle.

“El fútbol me aleja de mis problemas. Me encanta”, afirma con entusiasmo otra chica brasileña que hace sólo cuatro meses traficaba con droga proveniente de Paraguay. El criterio de los países para seleccionar a sus jugadores no es únicamente su habilidad futbolística: los niños y niñas son escogidos por su ejemplo y capacidad de haber superado años de vida en las calles, de manera que puedan servir de inspiración para otros menores. El torneo organiza por las tardes una conferencia con especialistas en desarrollo, psicología e integración.

Noticia relacionada: Copa Indígena promueve derechos de aborígenes costarricenses

La primera edición de este mundial, en Sudáfrica (2010), concluyó con la Declaración de Durban, que fue presentada al Comité de Derechos Humanos de la ONU y enviada a 143 Gobiernos. En aquella edición el campeón fue India, el país con la mayor población de niños de la calle en el mundo.”Lo que más les divierte es jugar al fútbol”, afirma Sarah Rose, coordinadora del encuentro, quien insiste que, cuando sirve para ayudar, dicha disciplina “es más que un juego”. Loable ejemplo de solidaridad deportiva.

Visto en El País

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas