Buen Samaritano

ONG limpia los ríos y preserva botellas con mensajes

Los mensajes en las botellas existen, y no sólo en los cuentos. Que lo diga sino Chad Pregracke, un generoso ciudadano que desde hace años se dedica a limpiar los ríos de Estados Unidos, y ha descubierto 64 de esas misteriosas emisivas embotelladas.

 

buendiario ong limpia rios eeuu coleccion botellas con mensajes living lands waters chad pregracke 2

Pregracke, y la tarea a la que se enfrenta desde hace 16 años

 

Pregracke es uno de esos seres que ponen en práctica lo que creen. Por eso, en 1997 creó la ONG Living Lands & Waters (“Aguas y tierras vivas”), que con ayuda de voluntarios se dedica a remover la basura que contamina a los ríos norteamericanos. Esta noble tarea, cuyo fin es no sólo ecológico sino social, le ha permitido – como un efecto secundario – construir esta única colección de botellas con mensajes ocultos.

En estos dieciseis años de servicio comunitario, limpiando los ríos sin pedir nada a cambio, Chad y sus aliados han removido neumáticos, refrigeradores, bolsas y todo tipo de basura que se apila en los ríos. El motivo es que esas aguas vuelvan a ser como era, para que la gente las disfrute y el ecosistema vuelva a su curso natural. La colección de botella es, digamos, un hobby.

“La primera botella la encontré allá por 1997, y es de 1993, cuando el Río Mississippi rebalsó e inundó todo; unos tipos metieron un mensaje en una botella y la tiraron al río. Adentro había una bandera”, cuenta este ciudadano ejemplar, sobre el comienzo de todo.

Noticia relacionada: El explorador que conecta escuelas

Al año siguiente, Pregracke encontró dos botellas más, y así empezó a buscar intencionalmente. Dice que le gusta saber que a veces vienen de muy lejos, arrastradas por las aguas. “En mi trabajo me topo con cientas de botellas de plástico, y veces me entusiasmo y resulta que adentro lo que hay es una servilleta cualquiera”, narra Chad.

El ecologista emprendedor reconoce que es un idea romántica, pero que lo que encuentra no son mapas del tesoro. “En general son cosas más íntimas, le escriben al universo, a alguien superior, pensamientos profundos. La gente las firma y siempre tienen fecha”, agrega. ¿Y ha encontrado algo más, algo inusual? Claro que sí. “Encontré boletas de lotería, tickets de estacionamiento, biletes; y mapas, claro, pero no llevaban a un tesoro”. ¿Algo más? “Encontré muñeco vudú y hasta las cenizas de alguien, con una nota que decía que quien las encontrara estaría bendecido y que el fallecido le agradecía mucho”.

Hay casos en que la gente deja un teléfono, y Pregracke siempre llamó, pero la gente olvida que alguna vez dejó una nota, como un camionero de Iowa, que negó haberlo hecho pero, una vez que recordó, estalló de felicidad. Sin embargo, la preferida de este buen samaritano es una botella que contenía una canción, titulada “Lavandera, eres tú”, y que fue arrojada al Río Wabash. Era, por supuesto, una canción de amor, y Pregracke no la conservó, sino que la lanzó al río. ¿Por qué? Porque no era para él, y consideró que no estaba bien conservarla. Un alma caritativa, de principio a fin.

Aquí tenemos un video de Chad (en inglés) explicando el por qué de su noble tarea:

 

 

Visto en CNN

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas