Buen Samaritano

ONG educa a adolescentes argentinos en temas de salud

Desde 2000, Rehue capacita a chicos de escuelas secundarias para que hagan campañas de prevención sanitaria entre sus pares.

 

Buendiario-rehue-ong-escuelas

 

“Nos pusimos en el lugar de los adolescentes y jóvenes para saber qué es lo que necesitan”. Así, con ese principio tan sencillo, nació Rehue, fundada por la pediatra Mónica Borile, criada en Quilmes pero patagónica “por adopción”. La especialista en adolescencia se instaló, junto a su marido, en El Maitén, Chubut, a fines de la década del setenta. Poco después se trasladó a El Bolsón, Río Negro, donde empezó a notar que tanto en el hospital donde trabajaba como en su consultorio, y sobre todo en la escuela donde enseñaba biología, los adolescentes tenían muchas dudas y ganas de saber. Muchos de los temas estaban relacionados a sexualidad, violencia o cuidado de uno mismo.

“Con un grupo interdisciplinario advertimos que la mejor forma de llegar a ellos y promover su salud integral era por medio de sus pares”, cuenta Borile, que comenzó a convocar a los jóvenes en escuelas y clubes barriales para formarlos en temas que ellos consideraran relevantes como ámbitos de alimentación saludable, autoestima y orientación vocacional. “Se buscaba desarrollar capacidades que les permitieran tomar decisiones conscientes y autónomas sobre su propia salud”.

Gracias a esa experiencia, Borile y otros profesionales -psicólogos, psicopedagogos, médicos, abogados y docentes- fundaron la ONG Rehue para promover la salud integral de los adolescentes. “Una vez que los convocamos, los chicos tienen que hacer, en el marco de un seminario, una determinada cantidad de talleres durante un año. Y luego, ya formados como referentes funcionan como facilitadores voluntarios para llegar a otros jóvenes”. De ahí el factor multiplicador y el nombre mapuche de la ONG, que significa “lugar donde pasa algo”.

“Hay un proverbio africano que dice que para criar a un niño se necesita a toda una aldea”, explica Borile, haciendo hincapié en el factor social del proyecto. Otra cosa que el equipo notó es que los adolescentes tenían poca comunicación con los adultos; entonces extendieron las capacitaciones a docentes, padres y profesionales. Pronto llegó la demanda de formación a otras provincias e, incluso, a países vecinos.

Hace tres años, Borile fue elegida presidenta del Consejo Ejecutivo de la Confederación de Adolescencia y Juventud de Iberoamérica, Italia y el Caribe (www.codajic.org), una organización internacional que promueve el autodesarrollo integral de la adolescencia en toda la región, especialmente en aquellos que viven en situaciones de extrema pobreza y marginalidad. Desde su cargo, impulsa el intercambio de conocimientos y experiencias interdisciplinarias entre jóvenes y profesiones de distintas culturas.

“Queremos que se instalen servicios amigables de atención a la salud para jóvenes en todas las provincias del país y en la región: consultorios con personal capacitado para trabajar con ellos, donde puedan sacarse las dudas y empezar a elaborar un proyecto de vida”, dice la impulsora del proyecto. “En la franja de la adolescencia es donde tenemos los mayores índices de mortalidad por accidentes de tránsito, suicidios y alcohol, entre otras problemáticas. Si bien no hay recetas para trabajar, hay que mirarlos, escucharlos y darles espacios”, indica.

Para conocer más sobre la labor de Rehue y consultar sobre capacitaciones, escribir a rehueong@gmail.com o ingresar a www.rehueong.com.ar.

Visto en La Nación

Agradecemos a Valentina Sarsur por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas