Buen Samaritano

Ofrece su casa para dar clases tras derrumbe de escuela

Un colegio rural de Córdoba pudo empezar las clases gracias a un vecino solidario. La Provincia prometió construir un nuevo edificio.

 

buendiario-Ofrece-casa-dar-clases-derrumbe-escuela

 

El 18 de febrero pasado, una noticia llenó de desazón y tristeza a la comunidad educativa del paraje Mula Muerta, en el norte cordobés. Tras las repetidas lluvias, el agua se había comido el terreno que sostenía los cimientos de la escuela y se había derrumbado el aula y parte del comedor del pequeño edificio rural. También se fueron con el agua el armario con el archivo y los recuerdos de casi 80 años de historia. Nadie parecía pensar, entonces, que esa escuelita rural de apenas ocho alumnos tendría futuro.

Noticia relacionada: La Plata: vecinos recuperan escuela de música inundada

Pero la buena predisposición de los lugareños, de las autoridades municipales, del Ministerio de Educación provincial, y de la docente a cargo de esos alumnos lograron torcer, en sorprendentes pocos días, lo que parecía inevitable.

El primer gran gesto lo dio Fabio Pereyra, cuyo padre Luis Bernabé siempre colaboró con esa escuelita de campo. Pereyra ofreció una casa en desuso que existía en el casco de su estancia, sin ningún cargo, para que allí funcione esa escuela Capitán Díaz Vélez. El municipio de Sinsacate adelantó mano de obra y materiales para arreglarla. En 25 días lograron acondicionarla para que los ocho alumnos puedan volver a clase. Mula Muerta es un paraje que depende jurisdiccional­mente de Sinsacate. Está a unos 12 kilómetros del centro más poblado.

Eugenia, una de las mamás, se animó a contar el proceso que vivieron: “Anduvimos tristes porque no sabíamos si íbamos a empezar o no o si teníamos que mandar los chicos a otro lugar, lejos. Nunca pensamos que la escuela se iba a caer. No lo podíamos creer porque se perdió todo, hasta sus recuerdos” . Rita, otra de las mamás, también aportó: “Estoy a nueve kilómetros de esta escuela. Pero si no la teníamos se me complicaba mucho porque es la que más cerca tengo. Las demás me quedan muy lejos y no tengo medios para llevarlos. Si no conseguíamos algo urgente estaba evaluando llevar a los chicos a lugares que están mucho más alejados pero no sabía cómo iba a hacer” .

Noticia relacionada: Niña de 12 años ayuda a construir 27 casas en Haití

Magalí, una de las alumnas, se mostró contenta por haberse podido quedar en su escuela, aunque con mudanza: “Me gusta venir porque como somos poquitos es más tranquilo para estudiar. Y como soy la más grande a veces me quedo a cargo de los más chiquitos, mientras la maestra prepara la leche y organiza otras actividades. Además, la seño es buena, muy amorosa” .

Al sencillo acto del retorno a clases en la nueva casa–escuela, asistió el ministro de Educación, Walter Grahovac. Padres, docente y lugareños mezclaron sonrisas por la satisfacción de haber reinventado su escuela y hasta lágrimas cuando el ministro prometió que la Provincia construirá una nueva sede.

 

Visto en La Voz

Agradecemos a Perla Wior por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas