¡WOW!

Nuevo pimentero inhibe la señal para comer sin celulares

Para que las personas vuelvan a hablar durante la cena y no estén pendientes del aparato llega este simpático invento, que adereza nuestras comidas y también nuestras charlas.

 

 

Actualmente no resulta raro ver a un grupo de personas sentadas alrededor de una mesa en silencio y mirando a sus respectivos teléfonos. Por eso hay inventores que van más allá de lo útil y que crean cosas con objetivos sociales, como este novedoso pimentero. El curioso aparato disfrazado de condimentador roba la señal a todo dispositivo tecnológico que encuentra a su paso. Su misión es erradicar esas comidas en las que lo único que se escucha son las notificaciones de los smartphones.

Una marca australiana de salsas llamada Dolmio es la autora de este invento, al que han bautizado como Dolmio Pepper Hacker. A la vista parece un pimentero corriente que se camufla y pasa desapercibido entre los demás elementos de la mesa. Es un pimentero de verdad pero en su interior esconde un mecanismo que con un leve giro apaga el televisor, las tabletas y desactiva los celulares durante treinta minutos.

 

Buendiario-pimentero-inhibe-celular-australia

 

El molinillo solo inhabilita los aparatos que están vinculados a él, es decir, los que tengan instalado un software llamado AirWatch, eso permite que los vecinos no se queden sin Internet sino solo el círculo cercano. La marca, de momento, solo produjo algunos prototipos para ver qué efecto puede tener este apagón tecnológico dentro de una familia. Por ahora, es todo un éxito.

El pimentero pretende que las cenas vuelvan a ser lo que eran, un momento para conversar y compartir sobre el día de cada uno. El Dolmio busca algo paradójico, pero válido: que a través de la tecnología se pueda alcanzar la desconexión digital. Con este concepto ya existen hoteles y todo tipo de productos, desde aplicaciones que permiten bloquear las llamadas o los mensajes durante un período determinado de tiempo a espacios donde no manejar dispositivos. Curioso, ¿no? Pero interesante.

Visto en Yorokobu

Agradecemos a Alicia Pérez Estévez por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas