Acción / Reacción

Nuevo juego de las emociones: el que siente más, gana

Brent Hoff lanzó un proyecto que invita a la gente a competir, a ver quién siente más intensamente, midiendo la actividad cerebral. ¿El objetivo? Invitarnos a no ser indiferentes, a ser más humanos.

 

 

Emotional Arcade, ese es el nombre del proyecto que Hoff impulsa, para que todos sintamos más cosas todos los días. Nuestra actividad cerebral, medida durante el juego, no nos permite mentir. Se trata de una mezcla de arte, neurociencia y tecnología, ligado con un proyecto anterior del creador del juego, Love Competition, que era una mezcla de juego y película en el que siete competidores debían amar intensamente a alguien o algo lo más fuerte que pudieran mientras un scanner cerebral de Stanford medía la actividad neuronal.

Noticia relacionada: Desopilante campeonato de risas en Toronto

Sensores colocados en la cabeza de los participantes monitorean la actividad cerebral de los concursantes y la convierten en presión de aire, la cual lleba globos que delatan lo que le pasa emocionalmente a cada persona. Los competidores intentan sentir lo más intensamente cada emoción: el primero que hace estallar su globo, gana.

También hay una tecnología de reconocimiento facial y sensores biométricos que completan el veredicto sobre la emoción sentida. La idea de todo es que todos entendamos que está bien sentir y expresar emociones en una sociedad que Hoff considera que está perdiendo su habilidad de sentimiento.

 

 

“Yo quiero vivir en un mundo en el que hay al menos un lugar donde te incentivan a sentir emociones. Parece que tenemos tanto miedo de sentir cosas en esta sociedad… me alegra que la gente haya elegido participar en mi experimento”, declaró el realizador e inventor, que reconoce que también hay zonas oscuras de su juego: “A veces, la lujuria se puede confundir con el odio, pero si elegís al segundo por sobre la primera tenés que replantearte tus prioridades”. Parece que las chicas van más lento que los muchachos en cuestiones sexuales, pero llegan más satisfactoriamente a su objetivo, sobre todo cuando hay gente mirando.

Noticia relacionada: Ahora Kinect sirve para traducir lenguaje de señas

“Es curioso ver cuanta gente piensa en su trabajo en las competencias de odio”, cuenta Hoff. “Y cuando tienen que sentir miedo, piensan mucho en problemas financieros. Pero en el amor también aparecen mucho los ex amantes”, explica el creador, que solo quiere invitar a la gente a que se explore a sí misma y que se permita jugar, sientiéndolo todo.

Visto en Mashable

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas