Acción / Reacción

Nuevo dispositivo laser evita la necesidad de pinchazos

Un nuevo sistema, desarrollado en la Universidad de Princeton, permite a los diabéticos chequear su nivel de glucosa en sangre sin que haya jeringas ni pinchazos involucrados.

 

Buendiario-dispositivo-laser-glucosa-pinchazo-princeton-2

 

El clásico y doloroso “pinchazo” para determinar el nivel de glucosa en sangre va camino a ser una cosa del pasado. Investigadores de la Universidad de Princeton han desarrollado un método para realizar este examen, de manera no invasiva, por medio del uso de un laser
Como muchas otras formas de medir la glucosa, desarrolladas en años recientes, como el biochip que mide la glucosa en la saliva, el método del equipo de Princeton no requiere el análisis directo de una muestra de sangre ya que la técnica consiste, “simplemente”, en dirigir un laser especial hacia la palma de la mano del paciente para medir la absorción de las moléculas de azúcar en el cuerpo, sin generar ningún tipo de molestia en el paciente.

En cuanto a su funcionamiento, en lugar de usar la clásica luz infrarroja, utilizada por muchos aparatos médicos, el dispositivo desarrollado por el equipo de investigadores aplica una luz infrarroja diferente, de carácter medio, que al no interactuar con otros componentes de la piel, lo hace perfecto para detectar el azúcar en sangre.

Sin embargo, el uso de dicha luz infrarroja, presenta sus problemas, ya que es difícil manipularla con los clásicos lásers debido al alto nivel de potencia que requiere y a la gran estabilidad que exige para penetrar la piel y recabar el fluido. Pero esto no solo no detuvo la búsqueda de estos científicos, sino que los llevo a desarrollar un nuevo tipo de dispositivo capaz de producir la luz infrarroja media, llamado Cascada laser cuántica, con las propiedades necesarias para realizar el examen.

Para testear el nuevo método, los investigadores convocaron a tres personas sanas y los hicieron comer 20 caramelos, para así poder medir el azúcar en sangre. Dichos resultados fueron, a su vez, comparados con el clásico examen del “pinchazo”. Esto se llevo a cabo durante varias semanas.

A pesar de que los resultados conseguidos con el laser presentan ciertas diferencias respecto del método estándar, los científicos explicaron que esto se debía a ciertos requerimientos clínicos que van camino a corregirse. “El método funciona ahora, pero seguimos trabajando para perfeccionarlo, y poder empezar a utilizarlo en un futuro cercano”, explica Sabbir Liakat, el autor principal de la investigación, publicada en la revista Biomedical Optics Express. De a poco, los científicos van encontrando diferentes métodos y generando que muchos exámenes dejen de ser necesarios y molestos, para solo ser necesarios.

Visto en Gizmag

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas