Entretenimiento

Construyen una iglesia hecha de árboles vivos

Barry Cox utilizó sus 12.000 metros de jardín en Ohaupo en Waikato, Nueva Zelanda, para construir una catedral toda verde.

 

Buendiario-arbol-iglesia-original

Esta hermosa iglesia es un perfecto lugar para una boda soñada.

 

Nueva Zelanda tiene, sin posibilidad de negarlo, unos de los mejores paisajes del mundo. Sus vistas, bosques y terrenos son tan maravillosos que fueron elegidos para ser utilizados como escenario principal en las películas El Señor de los Anillos y El Hobbit. Sin embargo, un hombre se atrevió a construir un proyecto verdaderamente hermosísimo, que destaca sobre el resto.

Barry Cox, un hombre que extrañamente no es arquitecto, utilizó sus 12.000 metros de jardín en Ohaupo en Waikato, Nueva Zelanda, para construir una iglesia. Sin embargo, ésta tiene una particularidad: al ser los materiales necesarios excesivamente caros, Barry decidió utilizar únicamente árboles reales, creando algo único. El trabajo de Barry, en realidad, es el de transportar árboles desde raíz, a través de maquinaría especial que extrae todas las raíces y las lleva a un nuevo sitio, otorgando nueva vida a los árboles maduros con la intención de que no sean derribados.

 

Buendiario-arbol-iglesia- original

No sólo es una iglesia, también un parque, un laberinto y lagos.

 

El proyecto le tomó cuatro años, en el cual seleccionó los árboles y los plantó estrategicamente para que crezcan y sigan cobrando forma los fue cambiando de lugar de acuerdo a su crecimiento, hasta que fueron formando parte de la estructura, para finalmente retirar dicha estructura y dejar que las ramas fueran las que dieran vida a esta iglesia.
Ésta fue un gran negocio para Cox, ya que se alquila para casamientos, fiestas, eventos, y sobre todo; para conocerla sólo hay que pagar 10 dólares.

Visto en Magnet y Mashable

Esta nota fue editada por Sofía Bresler.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas