Entretenimiento

Nueva York: usan cine para enseñar a polis a ser buenos

Con El Duro (Road House, con Patrick Swayze) como estandarte, el Departamento de Policía de Nueva York le enseña a sus oficiales cómo ejercer la ley con amabilidad y respeto.

 

Buendiario-policia-nueva-york-amable-cine-2

El referente policial

 

Suena insólito, pero es verdad: el cine puede educar a las personas. O, mejor aún, a los policías. Con un film protagonizado por Patrick Swayze, la injustamente olvidada El duro (Road House, 1989, de Rowdy Herrington), los jefes de la Ley y el Orden enseñan a 22.000 de sus discípulos a ser buena gente, amable y respetuosa. El curso dura tres días y apunta a que los oficiales cambien la imagen pública de una de las policías más parodiadas de los últimos años.

“Tienen que aprender a ser resistentes”, dice el instructor a los policías que forman parte del programa, y luego les muestra un clip de dos minutos del clásico de culto. En ese fragmento, Swayze, que hace de un patovica muy malo llamado Dalton, les enseña a sus compañeros de trabajo cómo lidiar eficientemente con un buscapleitos. El personaje dice que hay tres reglas, siendo la más importante: “Sé bueno”. El diálogo va más o menos así:

– Si alguien se te acerca y te llama mamón, sé amable. Pídele que se vaya. Sé bueno. Si no se va, llévalo. Pero sé amable. Si no puedes llevarlo, pide ayuda a alguno de los otros, y ambos sean buenos, dice Swayze. “Quiero que recuerden que esto es un trabajo, no es personal”.
– ¿Cómo que no es personal si alguien me llama mamón?, pregunta otro de los porteros del bar.
– Es solo una palabra pensada para generar una respuesta preestablecida, responde Swayze.
– ¿Y si alguien llama a mi madre una puta?, insiste el grandulón.
– ¿Acaso lo es?, lo educa Swayze.

Todo cierra con el gran mensaje que Dalton da a sus hombres: “Quiero que sean amables hasta que no quede más alternativas que no ser amables”. Y en ese aspecto es donde parece que la policía se siente identificada. De hecho, los reportes dicen que los policías en el curso sonrieron y hasta rieron al escuchar esta última línea de diálogo. Claro que algún que otro oficial se quejó de que Hollywood no puede enseñar nada a un policía que enfrenta a la dura realidad todos los días, pero hay que admitir que hay algo divertido y original en la propuesta. A partir del minuto 2:10 podemos encontrar las famosas reglas que Swayze dicta:

 


 

Aparentemente, el uso de películas estimula y llama la atención de los policías, que parecen aburrirse en las partes de pura charla educacional. Trascendió que otras medidas que les enseñaron a los trabajadores de la ley es a “detenerse un instante, cerrar los ojos y respirar profundo” al lidiar con gente enojada o peligrosa. El programa fue lanzado por el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, quien cree que “va a tener un efecto trascendente”.

Visto en The New York Post

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas