Entretenimiento

Nueva pasión china: ¡museos de comida plástica!

China siempre fue un país amante del buen comer y, recientemente, empezó a mostrar un gran interés por su herencia culinaria. La inquietud por documentar esta pasión hizo proliferar los museos dedicados exclusivamente a la comida.

 

buendiario-Nueva-pasion-china-museos-comida-plastica

 

En la mesa redonda encontramos un banquete de más de 40 platos que incluyen exquisiteces legendarias tales como una garra de oso, lenguas de pez, gato civeta al vapor con peras y sopa de nidos de pájaro. Todo se ve muy apetitoso pero, desafortunadamente, nada es comestible. El gran despliegue, que rota lentamente ante los ojos del visitante, fue hecho con plástico coloreado.

Noticia relacionada: Bienvenidos al mágico mundo de los alimentos gigantes

Ésta es una reconstrucción de los platos que se degustaron en el banquete más famoso de la historia china: la gran comilona Man-Han (entre los manchúes y los chinos han), de la corte de la dinastía Qing. Se dice de ella que representó el culmen de las virtudes culinarias de los han y sus conquistadores manchúes. Se trata de auténticas exposiciones que exhiben y documentan las mil formas en que los productos chinos han pasado por los fogones a lo largo de los siglos.

 

buendiario-Nueva-pasion-china-museos-comida-plastica2

El museo de la cocina en la ciudad de Hangzhou, en el centro-este del país, es uno de un creciente número de museos de comida en China, pero quizá es el más magnífico. Ocupa un amplio espacio en las pintorescas colinas que se extienden a las afueras de la ciudad y el costo de su construcción fue de casi US$30 millones. Otros museos más modestos que abrieron en ciudades como Chengdu y Kaifeng son privados. Pero el museo de Hangzhou fue fundado por el gobierno de la ciudad y la entrada es gratis.

Noticia relacionada: Llega el gran libro del sandwich… ¡una delicia!

Es conocida la obsesión de China por la buena mesa, pero hasta hace poco la cultura gastronómica era algo que quedaba en un segundo plano, o que la mayoría daba por sabido. En los últimos años surgió un interés por esa herencia culinaria y, como consecuencia, se multiplicaron las publicaciones de libros de cocina y memorias gastronómicas.

 

buendiario-Nueva-pasion-china-museos-comida-plastica3

 

El museo de Hangzhou cuenta con literalmente cientos de modelos a escala real de deliciosos platos. Los visitantes pueden deleitar sus ojos con réplicas de recetas budistas vegetarianas, tentempiés consumidos por los residentes de los canales en la Edad Media y los delicados pasteles hechos en Hangzhou durante el mandato de la dinastía Song, hace 800 años. Una vitrina entera está dedicada a los diferentes tipos de zongzi y su evolución histórica. Son paquetitos de arroz envuelto con hojas vegetales que se comen en el festival de primavera. Y parte de la muestra está dedicada al poeta y gran gourmet de la dinastía Qing, Yuan Mei.

Noticia relacionada: Ferrán Adriá creará una enciclopedia de recetas

El responsable del museo, Wu Xiongxin, dice que él y sus colegas esperan que su trabajo ayude a preservar el arte de la cocina tradicional. Ellos dictan clases para la gente local, hacen ferias de comida callejera y jornadas en que los niños aprenden cómo se cocina el tofu, cómo se cura el pato y cómo se preparan los vegetales encurtidos. Visitar tan suculenta muestra puede hacer rugir las tripas. Por eso hay un gran restaurante detrás de las galerías, donde sirven algunos de los platos tradicionales que se ven en la exposición.

 

Visto en BBC Mundo

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas