Sociedad

Nueva ordenanza pone fin a los concursos de belleza

El Concejo Deliberante de Chivilcoy aprobó el proyecto que da por terminados los concursos que celebran a “las lindas” y marginan a “las feas”. Una medida pluralista e integradora digna de celebrar.

 

Buendiario-chivilcoy-prohibe-concursos-belleza-2

 

En una histórica decisión, por ser la primera en el país, el Concejo Deliberante de Chivilcoy (provincia de Buenos Aires) aprobó por mayoría el proyecto de Ordenanza que ordena el cese de los concursos de belleza que se realizan en ocasión de las fiestas populares organizadas por el Estado. Lo que se busca es desalentar su realización, como forma de dejar de imponer parámetros de belleza.

La iniciativa fue elaborada e impulsada por la Secretaría de Género y la Asamblea por los Derechos de la Niñez y Adolescencia de la Central de los Trabajadores de la Argentina de Chivilcoy. La propuesta tuvo apoyo de la Comisión Nacional Coordinadora de Acciones para la Elaboración de Sanciones de la Violencia de Género (Consavig), que depende del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

“La belleza no es un hecho objetivable. Por lo tanto, calificarla y organizar un escenario de competencia es una situación discriminatoria y violenta”, señala la ordenanza aprobada. En ese contexto, Vanesa Girotti, secretaria de Genero, indico que “se trata de un trabajo en equipo de larga data en donde nos propusimos dejar de convivir con este tipo de concursos de bellezas que cosifican a la mujer y además emerge en contradicción a la ley 26.485 que postula la erradicación de la violencia de genero”.

“La ley señala distintos tipos de violencia, e inclusive subraya como violencia simbólica la estereotipación que se hace de la mujer en este tipo de eventos”, indicó Girotti. Los responsables de la ley apuntan a desnaturalizar estos eventos que reproducen estereotipos machistas y coloca a la mujer en el lugar de objeto para ser mirado y juzgado. “Hay mucha expectativa porque se espera replicar este proyecto en otros lugares de origen”, decretó la representante.

La mayoría de estos concursos tiene el aval de los gobiernos locales, sus secretarías de turismo y/o cultura. Uno de los casos que puso el foco sobre la discriminación y violencia que atraviesan estas elecciones fue el de la mendocina Yamila Estefanía Escudero. A los 18 años fue elegida reina de la vendimia 2013 y la destronaron por haber quedado embarazada. El reglamento del certamen también le impedía a la premiada casarse durante su reinado. Yamila acudió a la Justicia y demandó al Estado local por infringir la Ley de Violencia Contra la Mujer y por daño moral.

En Chivilcoy esta selección se hace cada 22 de octubre, durante el aniversario del distrito y, también, en la época de carnaval, cuando se elige otra reina para ese festejo en particular. Las postulantes deben tener entre 15 y 25 años y una altura mínima de 1,60 metros. El jurado valoraba distintos parámetros entre los que se destacaban cultura general, actitud, expresión oral, simpatía y el más cuestionado: “femeneidad”. La nueva ordenanza pone fin a estas ideas que en nada se adaptan a las nuevas realidades de la Argentina.

Agradecemos a Mónica Salazar por enviarnos esta noticia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buenas noticias relacionadas